14 de Enero de 2023
Psicología comparada

Investigan el origen de las consonantes en nuestros parientes más cercanos

La vida en los árboles puede haber contribuido al desarrollo del lenguaje humano. Las llamadas de los orangutanes sugieren que una gran variedad de consonantes tiene sus raíces allí.

[ROBAS/ISTOCK]

Los orangutanes que viven en los árboles utilizan la boca como una quinta mano. Por ello, sus labios, lengua y mandíbula inferior han desarrollado una motricidad fina especial y, con ella, la capacidad de producir sonidos similares a las consonantes del lenguaje humano hablado. El psicólogo Adriano Lameira, de la Universidad de Warwick, ve en ello una pista sobre la evolución de las consonantes.

Durante décadas, los investigadores han buscado los orígenes del lenguaje hablado humano. Pero las llamadas de otros primates consisten principalmente en sonidos parecidos a las vocales, como a, e, i, o, u. «Las teorías se han centrado hasta ahora en la relación entre la anatomía laríngea de los primates y el uso humano de las vocales. Pero eso no explica cómo los sonidos similares a las consonantes se convirtieron en un componente fundamental de cualquier lengua hablada», afirma Adriano Lameira en un comunicado de prensa. ¿De dónde vienen todas las consonantes, sonidos como b y p, s y t?

Lameira comparó el repertorio sonoro de los parientes más cercanos del ser humano, los grandes simios: sus llamadas también incluyen sonidos que suenan como consonantes, pero en diferente medida, señaló el psicólogo. «Los gorilas, chimpancés y bonobos salvajes no utilizan una amplia variedad de llamadas consonantes», escribe el psicólogo en la revista Trends in Cognitive Sciences. Los gorilas, por ejemplo, solo producen una llamada, los chimpancés una o dos, y esto solo ocurre en algunas poblaciones. Los orangutanes salvajes, en cambio, utilizaban estos sonidos —como silbidos, bofetadas y besos— en muchas situaciones diferentes. «Utilizan llamadas consonantes de forma universal y coherente en diferentes poblaciones y para muchos comportamientos».

Mientras sus parientes africanos —gorilas, bonobos y chimpancés— viven principalmente en el suelo, los orangutanes se sienten como en casa en los árboles de las islas indonesias de Borneo y Sumatra. Lameira observó a los animales en su entorno natural durante 18 años. La vida en los árboles puede explicar la complejidad de sus llamadas, afirma: cuando buscan alimentos como frutos secos o fibras vegetales, esto requiere el uso cuidadoso de manos o herramientas y, por tanto, una postura estable. Y para ello, los orangutanes de los árboles suelen necesitar más extremidades que sus parientes terrestres.

Los orangutanes pueden pelar una naranja con la boca

«Debido a esta limitación, han evolucionado un mayor control sobre sus labios, lengua y mandíbulas y pueden utilizar la boca como una quinta herramienta para sujetar alimentos y trabajar con herramientas», informa Lameira. Las mismas estructuras anatómicas intervienen en la producción de las consonantes, mientras que las vocales se producen de forma predominante en la laringe. El control neuromotor de la boca ha evolucionado con el tiempo hasta formar parte de su biología y es muy superior al de los simios africanos. «Los orangutanes pueden pelar una naranja usando solo los labios». Observaciones anteriores ya sugerían que los orangutanes tienen un talento especial para el lenguaje: son capaces de controlar su voz.

Christiane Gelitz

 

Referencia: «Arboreal origin of consonants and thus, ultimately, speech». A. R. Lameira en Trends in Cognitive Sciences, publicado en línea el 20 de diciembre de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.