Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

10 de Marzo de 2019
Geofísica

La atmósfera terrestre llega hasta más allá de la Luna

Los astronautas del Apolo XVI observaron en 1972 un halo ultravioleta alrededor de la Tierra. Ahora se ha descubierto que se extiende por el espacio mucho más allá de lo que se creía.

Los astronautas del Apolo XVI tomaron en 1972 esta imagen. En ella se percibe claramente un halo difuso alrededor de la Tierra. Se trata de radiación ultravioleta emitida por átomos de hidrógeno [NASA].

Basándose en viejas mediciones, se ha determinado hasta dónde llega  la atmósfera terrestre. El resultado es asombroso, según cuenta el equipo de Igor Baliukin, del Instituto de Investigaciones Espaciales de Moscú. Todavía se encuentran átomos de hidrógeno de la cubierta gaseosa de la Tierra a 630.000 kilómetros de esta, es decir, a 1,6 veces la distancia que nos separa de la Luna.

Los investigadores piensan que esos átomos pertenecen a la geocorona, la zona más exterior de la atmósfera terrestre. En ella derivan a través  del espacio solo unos pocos átomos. A 60.000 kilómetros de altura hay 70 por centímetro cúbico, y por donde pasa la órbita de la Luna, solo 0,2.

Las partículas son perceptibles porque absorben radiación ultravioleta procedente del Sol y la reemiten poco después. Por consiguiente, la geocorona aparece en muchas imágenes en ultravioletas de la Tierra como un halo difuso. Los astronautas del Apolo XVI ya observaron ese fenómeno en 1972, pero sin saber que ellos mismos se encontraban dentro de la geocorona.

Baliukin y sus compañeros han determinado ahora la extensión de la atmósfera terrestre exterior con las mediciones del satélite SOHO, que permance desde hace 23 años cerca del punto de Lagrange L1. Desde allí puede fotografiar una y otra vez la Tierra y su entorno cósmico en luz ultravioleta.

Las imágenes tomadas entre 1996 y 1998 muestran claramente que la geocorona se extiende por el espacio hasta mucho más lejos de lo que se pensaba, como escriben esos investigadores en un artículo publicado en febrero en el Journal of Geophysical Research: Space Physics. Los astrónomos deberían tomar en cuenta para observaciones futuras ese resplandor ultravioleta, opina el equipo ruso, porque es posible que adultere las imágenes ultravioletas del cosmos. 

Robert Gast /spektrum.de

Articulo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «SWAN/SOHO Lyman‐α Mapping: The Hydrogen Geocorona Extends Well Beyond the Moon», de I. I. Baliukin et al en Journal of Geophysical Research: Space Physics, 15 de febrero de 2019.

Más información en el sitio de la Agencia Europea del Espacio.

Artículos relacionados

También te puede interesar

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.