Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

19 de Diciembre de 2019
Cognición

La capacidad de evocar recuerdos varía según la hora del día

Describen en ratones la relación entre el reloj circadiano del organismo y el olvido.

Según el estudio, la memoria aumenta por la mañana. En la imagen, neuronas involucradas en la formación de recuerdos (verde) y otras células (azul) en el hipocampo de ratón. [Flickr/NIH]

Puede que el lector haya observado que su capacidad para recordar varía según el momento del día. De acuerdo con un estudio, publicado en tiempo reciente por la revista Nature Communications, la expresión de una proteína en la región cerebral conocida como hipocampo constituiría el origen de dicha oscilación, pues junto con otras moléculas conformaría el mecanismo molecular de una suerte de reloj circadiano.

El trabajo, realizado por Satoshi Kida y su equipo, de la Universidad de Agricultura de Tokio, en colaboración con otros investigadores japoneses y canadienses, evalúa, en primer lugar, los cambios de memoria experimentados por ratones a lo largo del día. Para ello, los científicos llevaron a cabo una prueba de reconocimiento social. Esta tarea consiste en introducir un animal joven en la jaula de un adulto por un breve periodo de tiempo. Al día siguiente, el procedimiento se repite, a fin de observar si el adulto recuerda al juvenil. Según los resultados, ello ocurre a primera hora del día, mas no bien entrada la tarde; independientemente del momento del día durante el que se produjo el primer contacto entre los dos roedores.

De forma interesante, los autores hallaron que la expresión del gen que codifica la proteína receptor nuclear translocador de aril hidrocarburos en cerebro y músculo 1 (BMAL1, por sus siglas en inglés) disminuía de forma notable al final del día.

Pero, ¿regula BMAL1 la recuperación de recuerdos? Con el objeto de dilucidar dicha cuestión, los científicos modificaron genéticamente el cerebro anterior, donde se halla el hipocampo entre otras estructuras cerebrales, de los ratones, a fin de eliminar BMAL1. En consecuencia, los animales perdieron la capacidad de recordar, tanto por la mañana como por la tarde.

Sin embargo, la administración de rolipram, un fármaco usado como alternativa a los antidepresivos comercializados en la actualidad, revirtió los déficits de memoria. Este compuesto inhibe la degradación del nucleótido adenosín monofosfato cíclico (cAMP, por sus siglas en inglés), que participa en distintos procesos celulares. Kida y sus colaboradores obtuvieron resultados parecidos tras activar farmacológicamente los receptores 1 y 5 del neurotransmisor dopamina. Ello sugiere que BMAL1 regula la recuperación de recuerdos mediante la vía cAMP-dopamina.

De confirmarse el hallazgo en humanos, el diseño de medicamentos capaces de modular BMAL1 podrían ayudar a pacientes con demencia o alzhéimer.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Hippocampal clock regulates memory retrieval via Dopamine and PKA-induced GluA1 phosphorylation», de S.Hasegawa et al., en Nature Communications; 10:5766, publicado el 18 de diciembre de 2019.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.