30 de Junio de 2011
Neurociencia

La ciudad y las enfermedades mentales

Un estudio revela que los urbanitas tienen un mayor riesgo de padecer trastornos mentales.

Relación entre un urbanita y la activación de la amígdala. [Nature]

Se calcula que en 2050, dos terceras partes de la población mundial (alrededor de cuatro mil millones y medio de personas) vivirán en ciudades. Si bien la vida en las áreas urbanas se asocia con mayores ventajas y oportunidades, los científicos están observando que la creciente urbanización tiene efectos negativos en la salud mental de la gente. Por ejemplo, los trastornos de ansiedad, humor y esquizofrenia son más frecuentes entre los urbanitas que entre las personas del campo, y se cree que el "estrés social" juega un papel fundamental en este tipo de trastornos.

Para conocer los mecanismos que intervienen en los procesos neuronales, un equipo de científicos de la Universidad de Heidelberg analizó la actividad cerebral de 32 estudiantes voluntarios sanos de áreas urbanas y rurales. A los pacientes se les sometió a un escáner de resonancia magnética, mientras realizaban ejercicios de aritmética. Al mismo tiempo, los investigadores reforzaban reacciones negativas en los estudiantes a través de unos auriculares. "Les decíamos que estaban por debajo del promedio y les sugeríamos que se apuraran un poco más para que así sintieran que estaban fallando", explicó Andreas Meyer-Lindberg, director del estudio, a la revista Nature.

Este "estrés social" activó dos zonas del cerebro de los estudiantes procedentes de áreas urbanas. La amígdala, que regula la emoción, fue estimulada sólo en los pacientes que vivían en la ciudad. Y la corteza cingulada, que ayuda a regular la amígdala y procesa las emociones negativas, respondió con mayor intensidad en aquellos que se educaron en la ciudad que en los que crecieron en pueblos o áreas rurales. 

Más información en Nature.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.