Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

8 de Octubre de 2019
Premios Nobel

La cosmología teórica y los exoplanetas ganan el Nobel de física 2019

James Peebles, Michel Mayor y Didier Queloz reciben el galardón de este año «por haber ayudado a entender la evolución del universo y el lugar de la Tierra en el cosmos».

[Fundación Nobel]

El premio Nobel de física de 2019 ha ido a parar a James Peebles, «por sus hallazgos teóricos en cosmología física», y a Michel Mayor y Didier Queloz, «por el descubrimiento de un exoplaneta en torno a una estrella de tipo solar». Tras la detección de las ondas gravitacionales (2017) y de la energía oscura (2011), se trata del tercer galardón en los últimos años dedicado a la astronomía, una rama tradicionalmente poco premiada por la Academia Sueca.

La mitad del galardón ha ido a parar a James Peebles, catedrático emérito de la Universidad de Princeton que el pasado siglo logró avances fundamentales en los modelos que describen la estructura y evolución del universo como un todo.

Entre otros aspectos, Peebles contribuyó a formular la teoría moderna de la gran explosión (big bang), a predecir el fondo cósmico de microondas, a entender los procesos de formación de galaxias o a esclarecer la composición del universo en términos de materia y energía oscuras. Gracias en buena parte a esos avances teóricos, la cosmología dejaría de ser la disciplina cualitativa y especulativa que era hace unas décadas para convertirse poco a poco en la gran ciencia de precisión que conocemos hoy.

Por su parte, los investigadores de la Universidad de Ginebra Michel Mayor y Didier Queloz anunciaron en 1995 el hallazgo de 51 Pegasi b, el primer exoplaneta conocido en torno a una estrella similar al Sol.

Situado a unos 50 años luz de la Tierra, aquel mundo resultó ser un gigante gaseoso del tamaño de Júpiter y tan cercano a su estrella que apenas tardaba cuatro días en completar una vuelta a su alrededor. Pero, aunque inhóspito para la vida tal y como la conocemos, su hallazgo ayudaba a responder una de las eternas preguntas de la humanidad: ¿hay otros mundos ahí fuera? Y al igual que el trabajo de Peebles, el de Mayor y Queloz también supuso el pistoletazo de salida para lo que más tarde acabaría por convertirse en todo un campo de estudio por derecho propio. Hoy ya se conocen más de 4000 mundos extrasolares de todo tipo y se espera que en los próximos años se descubran y se estudien muchos más.

Aunque considerablemente distintos entre sí, la Academia Sueca resalta que los logros premiados este año tienen en común haber ayudado a entender el lugar de nuestro planeta en el universo. No en vano, y gracias en parte al trabajo de los galardonados, hoy sabemos que la Tierra no es más que uno de los cientos de miles de millones de planetas que se estima que pueblan la Vía Láctea, y que esta no es sino una de los cientos de miles de millones de galaxias que motean el universo observable. Un «lugar» que nació hace 13.800 millones de años y cuyo contenido de materia y energía desconocemos en un 95 por ciento.

James Peebles ha explicado su trabajo en las páginas de Investigación y Ciencia en los artículos «El agrupamiento de las galaxias» (1978), «Evolución del universo» (1994) y «El sentido de la cosmología moderna» (2001). Con motivo de la concesión del premio, estos artículos podrán descargarse de manera gratuita durante todo el mes de octubre.

Fuente: Fundación Nobel

Más información en la página web de la Fundación Nobel: nota de prensa, información básica y material avanzado.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.