Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

7 de Octubre de 2020
NUTRICIÓN

La dieta baja en FODMAP: una ayuda contra el colon irritable

Evitar los alimentos ricos en ciertos carbohidratos y alcoholes de azúcar puede aliviar a las personas que sufren el síndrome del intestino irritable.

Las personas con síndrome del colon irritable no toleran bien los alimentos que contienen fructosa, lactosa y sustitutos del azúcar.[iStock/ Mediaphotos]

Con una prevalencia del 11 por ciento, el síndrome del intestino irritable es la enfermedad gastrointestinal más común. Las personas que lo padecen suelen sufrir flatulencias y dolor abdominal. No hay cura, pero existen numerosas maneras de aliviar los síntomas. En un estudio de revisión se ha comprobado la efectividad de un método concreto, la dieta baja en FODMAP (por sus siglas en inglés de oligosacáridos, disacáridos, monosacáridos y polioles fermentables). El estudio se publica en Frontiers in Psychiatry.

Una posible causa de la todavía enigmática dolencia son los llamados FODMAP, carbohidratos de cadena corta y sus alcoholes, afirman las autoras de las universidades australianas Monash y La Trobe. Entre estos se encuentran la fructosa, la lactosa y los sustitutos del azúcar, los cuales se hallan en alimentos tan diversos como la leche, los panecillos, la pasta, las setas, las manzanas y los chicles. Las personas que digieren mal los FODMAP presentan distensión abdominal, flatulencia, a veces diarrea o estreñimiento, entre otros síntomas.

Para su estudio, las investigadoras analizaron trabajos previos que comparaban una dieta baja en FODMAP con otras terapias. Los participantes seguían dicha dieta durante cuatro a ocho semanas. Después, consumían alimentos con FODMAP concretos y en pequeñas cantidades, y registraban cualquier síntoma en un diario. De ese modo, se determinaba qué alimentos y cantidades podía tolerar cada persona y se elaboraba un plan de nutrición personalizado. Un médico controlaba la dieta con el fin de comprobar los riesgos y los efectos secundarios, entre ellos, un déficit de nutrientes.

Alrededor de dos tercios de los afectados se beneficiaron de la dieta, indican las autoras. La alimentación baja en FODMAP alivió los síntomas del síndrome de colon irritable de manera más notable que una alimentación sin gluten, los alimentos probióticos o las recomendaciones nutricionales generales. Las intervenciones psicológicas, además de la dieta, no aportaron ninguna ventaja.

Estos hallazgos no revelan los efectos a largo plazo de la dieta FODMAP en el microbioma, advierten las autoras. Otras preguntas que siguen sin respuesta son el papel que desempeñan los factores psicosociales en esta dolencia o por qué algunas personas responden a ciertos tratamientos y otras no.

Christiane Gelitz

Referencia: «Therapy of IBS: Is a low FODMAP diet the answer?». L. P. Manning, C. K. Yao y J. R. Biesiekierski publicado en línea en Frontiers in Psychiatry, 31 de agosto de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.