Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

3 de Diciembre de 2013
física

La dinámica de los derviches

Descritas las ecuaciones que explican el movimiento de las superficies cónicas flexibles y en rotación rápida.

La ceremonia del Semâ, en el Centro de Cultura Derviche en Avanos, Turquía. [Wikimedia / Commons]

A menudo, los investigadores que trabajan en el campo de la robótica observan el comportamiento de los animales con el objetivo de comprender los principios biomecánicos que rigen sus movimientos y reproducirlos mediante dispositivos mecánicos. Mas existen numerosos procesos dinámicos con los que el hombre ha aprendido a convivir desde hace muchos siglos, sin ser capaz de entenderlos plenamente desde el punto de vista físico.

Un ejemplo de ello es la famosa danza de los derviches giradores, monjes de Turquía que, durante una típica ceremonia sufí, giran como torbellinos sobre sí mismos hasta lograr el éxtasis místico. Tras ver en televisión un documental sobre este fenómeno cultural, James Hanna, del Instituto de Tecnología de Virginia, y sus colegas encontraron la inspiración para formular las ecuaciones que describen la dinámica de una superficie cónica flexible y en rotación.

Para dicho ritual, los monjes «bailarines» visten una falda característica que se eleva durante su rotación por efecto de la fuerza centrífuga. A dicho proceso dinámico se superpone un movimiento ondulatorio debido a la flexibilidad de la tela, lo que altera el perfil de la falda y parece desafiar la gravedad. «Nos sorprendió el hecho de que durante las rotaciones [de los derviches] se establecían unos patrones de movimiento muy estables que se han observado también en otras situaciones», explica Hanna.

La clave que permitió a los investigadores describir físicamente el movimiento de los derviches fue el efecto Coriolis, una fuerza aparente que hay que tener en cuenta a la hora de estudiar el movimiento de un objeto sólido en un sistema de referencia en rotación con respecto a uno inercial. Dicho efecto es responsable de muchos fenómenos atmosféricos, como los ciclones y huracanes, causados por la rotación de la Tierra alrededor de su eje.

Tal como aparece en un artículo publicado en la revista New Journal of Physics, Hanna y sus colaboradores han logrado reproducir las alternancias de concavidad y convexidad que se producen en las faldas de los derviches y, por tanto, en un cuerpo cónico flexible y en rápida rotación. Gracias a estos resultados, los investigadores anhelan arrojar luz sobre las inestabilidades conocidas en numerosas aplicaciones prácticas, desde las palas de una turbina hasta los lectores de los discos duros de los ordenadores.

Más información en New Journal of Physics.

Fuente: Le Scienze

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.