15 de Julio de 2013
Sistemas complejos

La evolución de las calles de París

Un estudio compara el efecto de la gran renovación de Haussmann (s. XIX) con el crecimiento «orgánico» de la ciudad entre 1789 y 2010.

Distribución de los principales cruces de París a lo largo de la historia: Nodos más transitados de las calles de París si se desea llegar de un lugar a otro por el camino más corto (de izquierda a derecha y de arriba abajo: 1789, 1826, 1836, 1888, 1999, 2010). La gran renovación de Haussmann (1836-1888) provocó una profunda redistribución en la estructura formada por dichos nodos. Después, esta parece haberse mantenido estable hasta nuestros días. [M. Barthelemy et al; Scientific Reports.]

Un hormiguero o una colmena constituyen ejemplos de fenómenos emergentes. En ellos, la organización a gran escala no obedece a los dictados de ninguna autoridad central, sino que surge de manera espontánea a partir de la interacción «caótica» de un gran número de agentes gobernados por leyes simples. ¿Ocurre algo parecido con nuestras ciudades? Aunque en un principio cabría pensar que sí, modelizar el crecimiento urbano se enfrenta a una dificultad fundamental: al contrario de lo que sucede en un hormiguero, una ciudad sí puede verse afectada por grandes planes de reordenación urbanística impuestos por una autoridad central.

En un artículo publicado recientemente en Scientific Reports, Marc Barthelemy, del Instituto de Física Teórica del CNRS francés, y otros colaboradores han estudiado la evolución de las calles de París desde finales del siglo XVIII hasta nuestros días. El caso de la capital francesa reviste especial interés, ya que a mediados del siglo XIX la ciudad experimentó una de las mayores remodelaciones urbanas que se conocen: encargada por Napoleón III al barón Haussmann, en apenas dos décadas París dejó de ser una ciudad medieval para convertirse en una urbe caracterizada por las grandes avenidas, plazas y bulevares que conocemos hoy. 

¿Siguieron pautas completamente arbitrarias los grandes cambios producidos durante aquellos años? Los autores argumentan que, en contra de lo que podría parecer, muchas de las modificaciones impulsadas durante el período de Haussmann se habrían ajustado bastante bien a las leyes de crecimiento natural de la ciudad. 

Para llevar a cabo su estudio, los investigadores analizaron la evolución del entramado formado por las calles de París entre 1789 y 2010. Al examinar las propiedades del grafo resultante, observaron que ciertos parámetros globales, como la longitud total de las calles de la ciudad o la distancia media más corta para llegar de un punto a otro, habrían evolucionado de manera suave también durante el período de Haussmann. Es decir, en términos de los parámetros intrínsecos a la red, el efecto de la remodelación de Haussmann habría consistido en acelerar el crecimiento natural de la ciudad, pero respetando en gran medida las las leyes matemáticas que parecen haber regido su evolución durante los últimos dos siglos.

Descongestionar el centro

Con todo, el plan de Haussmann sí parece haber provocado un importante cambio discontinuo en la estructura de las calles de París: la redistribución de los nodos (cruces) más transitados cuando se quiere llegar de un lugar a otro por el camino más corto. Tras la renovación de Haussmann, la subred formada por esos nodos «críticos» habría adoptado una estructura más cuadriculada, lo cual habría servido para descongestionar el centro de la ciudad. Después, la distribución de dichos nodos se habría mantenido sorprendentemente estable hasta nuestros días (véase la imagen).

Los autores reconocen que aún es demasiado pronto para saber hasta qué punto fue inevitable una renovación como la impulsada por Haussmann. Además, dado que su análisis se centra exclusivamente en las propiedades matemáticas del grafo formado por las calles de París, el estudio tampoco permite evaluar las enormes consecuencias sociales o políticas de la gran remodelación decimonónica. No obstante, consideran que este tipo de análisis tal vez permita entender algo mejor los procesos que rigen el crecimiento de nuestras ciudades; algo de gran importancia en un momento como el actual, en el que más de la mitad de la población mundial ya vive en entornos urbanos.

Más información en Scientific Reports (el artículo técnico es de acceso libre).

—IyC

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.