11 de Marzo de 2022
BIODIVERSIDAD

La evolución lenta generó una gran biodiversidad en los escamosos

Las serpientes y los lagartos apostaron a lo seguro en su evolución inicial y acabaron desbancando a sus parientes de evolución rápida.

Muy abundantes y diversos en el pasado, los rincocéfalos están representados hoy por una única especie viviente, el tuátara de Nueva Zelanda. [Beautifulblossom/iStock]

Los lagartos y las serpientes reptan por casi todos los continentes, con las más de 10.000 especies que integran el orden de los escamosos (Squamata), adaptadas a numerosos ambientes. Pero esta vasta diversidad tardó un tiempo sorprendentemente largo en surgir, según el paleontólogo de la Universidad de Bristol Jorge Herrera-Flores y sus colaboradores. Aseguran que en lugar de probar nuevas adaptaciones lo antes posible, los escamosos triunfaron evolucionando a un ritmo relativamente lento y constante; una idea que contraviene numerosos postulados de los biólogos sobre las razones y los modos en que la vida genera la diversidad. 

En un nuevo estudio publicado en Palaeontology el equipo traza la evolución de los escamosos comparándola con la de otros parientes reptilianos esquivos, los rincocéfalos, muy abundantes en el pasado remoto, pero hoy representados por una sola especie viviente, el tuátara de Nueva Zelanda. «Hace décadas que se debate la causa del declive de los rincocéfalos», afirma Herrera-Flores. 

Los autores observaron una pauta inusual: las trayectorias evolutivas de los dos grupos estaban invertidas. Las diferencias en la talla corporal de los escamosos surgieron durante los dos primeros tercios de la existencia del grupo, hace entre 240 y 80 millones de años. En aquella misma época, los rincocéfalos se diversificaron con rapidez en una profusión de tamaños distintos, hasta que esa diversidad se desmoronó. 

Hasta ahora parecía que las explosiones de experimentos evolutivos garantizaban una larga pervivencia. En estudios anteriores sobre otros dos grupos de reptiles, los dinosaurios y los cocodrilos, se había planteado que la evolución temprana acelerada los ayudó a desplazar a los competidores y dominar en poco tiempo el paisaje. Por esa lógica, las variaciones aceleradas de los rincocéfalos deberían haber presagiado un éxito mayor. En cambio, Herrera-Flores y sus colaboradores argumentan que la evolución rápida pudo crear un tipo de volatilidad que los condenó a la extinción en menos tiempo. El ritmo pausado de los escamosos dio como resultado una historia más estable, seguida de un estallido tardío de la diversidad cuando los antepasados del tuátara ya se hallaban en crisis. 

Los reptiles no son los únicos que adoptaron esa estrategia «lenta pero constante». Los peces óseos actuales son muy diversos, pero en un estudio precedente se llegó a la conclusión de que antaño no eran tan numerosos ni diversos como los holósteos, los parientes prehistóricos del gar (Lepisosteus) y los peces espátula (Polyodontidae) actuales. Tales estudios plantean que la diversificación rápida para ocupar más nichos no siempre es una receta de éxito a la larga. 

Y a diferencia de sus primos, el linaje de los rincocéfalos del que desciende el tuátara presentó «velocidades de evolución sumamente lentas», subraya Tiago Simões, herpetólogo de la Universidad Harvard, que no ha participado en el estudio. Esa circunstancia lo ha convertido en un «fósil viviente», un vestigio de aquella antigua explosión evolutiva que acabó en un completo fiasco. 

Riley Black 

Referencia: «Slow and fast evolutionary rates in the history of lepidosaurs». Jorge A. Herrera-Flores et al. en Paleontology, vol. 65, e12579, enero/febrero 2022.

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.