Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

16 de Julio de 2014
NEUROCIENCIA

La función sináptica de los astrocitos

Describen los mecanismos por los que los astrocitos intervienen en la formación de las sinapsis inhibidoras.

Imagen de un astrocito obtenida a partir de un microscopio confocal. [Wikimedia Commons/ Nathan S. Ivery y Andrew G. MacLean]

Se sabe que los astrocitos, células de la neuroglía que deben su nombre a su forma estrelladas, regulan la formación de sinapsis excitadoras a lo largo de las neuronas. En fecha reciente se ha demostrado que desempeñan una importante función en la formación de sinapsis inhibidoras, pero sin conocerse los principales factores ni mecanismos subyacentes. Una nueva investigación revela cómo los astrocitos reducen la posibilidad de que se produzca un potencial de acción en la neurona postsináptica, además de señalar al factor transformante de crecimiento beta 1 (FTC β1), como un factor clave en este proceso. FTC β1 es una proteína que producen muchos tipos de células, entre ellas, los astrocitos.

Los investigadores, liderados por Flávia Gomes, del Instituto de ciencias biomédicas de la Universidad federal de Río de Janeiro, han estudiado el proceso en tejido animal y humano, tanto in vitro como in vivo.

Pieza clave

Los primeros resultados mostraron que FTC β1, una molécula asociada con las funciones esenciales en el desarrollo y la reparación del sistema nervioso, modula otros componentes responsables para el funcionamiento normal del cerebro. En concreto, los autores observaron que dicha sustancia activa los receptores de NMDA, moléculas que controlan la formación de la memoria y el almacenamiento de los recuerdos a través de la plasticidad sináptica. Además, comprobaron que la inducción por parte de FTC β1 de las sinapsis inhibidoras dependía de la activación de otra molécula (Ca+2/calmodulina proteína quinasa II), la cual funciona como mediador en el aprendizaje y la memoria. «Nuestro estudio es el primero que asocia esta compleja vía molecular, en la que FTC β1 parece ser la pieza clave, con la capacidad de los astrocitos para modular las sinapsis inhibidoras», señala Gomes.

Según los invetigadores, este hallazgo apoya la idea de que el equilibrio entre las entradas sinápticas excitadoras e inhibidoras dependen de las señales que transmiten los astrocitos; asimismo sugieren que dichas células gliales ejercen una función fundamental en el desarrollo de los trastornos neurológicos que implican el deterioro de la transmisión de las sinapsis inhibidoras. Comprender los elementos y mecanismos que subyacen en las sinapsis inhibidoras puede contribuir al conocimiento de la plasticidad sináptica y los procesos cognitivos, así como ayudar al desarrollo de fármacos para tratar determinados trastornos psíquicos.

Mäs información en Glia

Fuente: EurekAlert!

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.