Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

21 de Noviembre de 2019
Cognición

¿La inflamación afecta la capacidad de atención?

La inducción de un estado de inflamación transitorio en sujetos sanos revela una reducción de la habilidad del cerebro para alcanzar y mantener un estado de alerta.

El hallazgo podría explicar la sensación de embotamiento mental que experimentan algunos enfermos. [iStock/francescoch]

Puede que en alguna ocasión, el lector haya experimentado cierta lentitud mental en caso de enfermedad. Esta especie de neblina que parece entorpecer la función cognitiva puede incluso resultar más debilitante que la propia dolencia. Ahora, Ali Mazaheri y su equipo de la Universidad de Birmingham en Reino Unido, junto con científicos de la Universidad de Ámsterdam, señalan a la respuesta inflamatoria como origen de este síntoma.

En el estudio, publicado por la revista NeuroImage, participaron 20 hombres jóvenes y sanos, con una edad promedio de 24.5 años. A fin de inducirles un estado de inflamación transitorio, los investigadores inyectaron la vacuna de la fiebre tifoidea, compuesta por bacterias Salmonella typhi atenuadas, a los sujetos. 6 horas después, estos completaron una serie de tareas relacionadas con la atención mientras los científicos analizaban su actividad cerebral mediante un encefalograma.

En un día diferente, anterior o posterior a la vacuna, el proceso se realizó de nuevo. Sin embargo, en dicha ocasión, los sujetos recibieron una inyección de suero salino, es decir, placebo. A fin de evitar posibles sesgos, en ningún momento, los participantes supieron del contenido de la jeringuilla.

En primer lugar, el análisis de muestras de sangre reveló un notable aumento de los niveles de interleucina 6, una proteína secretada por las células del sistema inmunitario durante las primeras etapas de la respuesta inflamatoria, tras la vacunación. No obstante, los participantes no presentaron fiebre u otros efectos secundarios.

En lo concerniente a la capacidad de atención, los investigadores evaluaron 3 mecanismos concretos: el de alerta, el de orientación y la función ejecutiva. Según los resultados, el estado de inflamación afectaría únicamente al primero. Para los autores, dicha disminución del rendimiento sugiere que en este estado inflamatorio, los sujetos necesitarían realizar un mayor esfuerzo para ejecutar cualquier tarea que requiriese un elevado nivel de alerta. Ello explicaría el enlentecimiento cerebral.

En sus conclusiones, Mazaheri y sus colaboradores plantean la posibilidad de que, en un futuro, los encefalogramas pudieran predecir el riesgo de padecer alteraciones cognitivas causadas por la inflamación. Esta respuesta participa en enfermedades como la obesidad, la artritis reumatoide, los trastornos neurodegenerativos, las infecciones víricas e incluso el envejecimiento. En todas ellas, la pérdida de cognición constituye uno de los principales problemas descritos por los pacientes.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Selective effects of acute low-grade inflammation on human visual attention», de L JT Balter et al., en NeuroImage; 202: 116098, publicado el 15 de noviembre de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.