8 de Enero de 2015
ONCOLOGÍA

La influencia del azar en el cáncer

Un modelo estadístico vincula el riesgo de cáncer con el número de divisiones que experimentan las células madre en los tejidos.

Célula cancerosa de pulmón dividiéndose. [Institutos Nacionales de Salud de EE.UU.]

«¿Por qué?», se plantean muchas personas al recibir un diagnóstico de cáncer. «Es una pregunta perfectamente razonable», comenta Bert Vogelstein, especialista en genética del cáncer de la Universidad Johns Hopkins en Baltimore, Maryland, que ha pasado la vida tratando de responder a ella. Junto con Cristian Tomasetti, doctorado en matemáticas aplicadas, han propuesto ahora la idea de que la mayoría de los casos de cáncer son el resultado de la mala suerte.

En un artículo recién publicado en Science, los dos investigadores plantean una fórmula matemática para explicar el origen del cáncer. Partiendo del número de células de un órgano determinado, identifican qué porcentaje de ellas son células madre y determinan la cantidad de veces que estas se dividen. Con cada división, existe cierto riesgo de que se produzca una mutación que convertirá una célula hija en cancerosa. Los autores razonan entonces que los tejidos que experimentan el mayor número de divisiones de células madre son los más vulnerables al cáncer. Cuando analizaron los datos y los compararon con las estadísticas reales sobre cáncer concluyeron que tal planteamiento explicaba dos tercios de todos los tumores.

La idea surgió cuando los investigadores retomaron una antigua pregunta: ¿Qué proporción de los tumores están desencadenados por factores ambientales, y qué otra por factores genéticos? En un intento de resolver esta cuestión, pensaron que primero necesitaban saber qué fracción se produce por accidente y luego debían restarla del total.

Por «accidente» se referían a los cambios que pueden tener lugar por azar en cada división celular, dejando de lado la influencia de los genes deletéreos o los factores ambientales como el tabaquismo o la exposición a la radiación. Se centraron en las células madre, que viven más tiempo, porque una mutación en ellas tenderá a causar más problemas que en una célula de vida más corta.

Los autores obtuvieron de la bibliografía los datos que necesitaban, como el tamaño del «compartimento» de las células madre en cada tejido. La representación gráfica del número total de divisiones de las células madre a lo largo de la vida frente al riesgo de por vida de cáncer en 31 órganos diferentes reveló una correlación entre ambos parámetros. A medida que el número de divisiones aumentaba, también lo hacía el riesgo de cáncer.

El cáncer de colon, por ejemplo, es mucho más frecuente que el de duodeno (el primer tramo del intestino delgado). Ello es cierto incluso en aquellas personas portadoras de un gen mutado que pone en riesgo todo su intestino. Los autores hallaron que hay cerca de 1012 divisiones de células madre en el colon durante toda la vida, en comparación con 1010 en el duodeno. Los ratones, por el contrario, experimentan más divisiones de células madre en el intestino delgado y sufren más tumores en esta parte que en el colon.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que la relación entre la aparición de mutaciones y el cáncer no es necesariamente directa. Aunque se produzca una mutación, tal vez no se desarrolle un tumor. Puede haber otros factores en el tejido que determinen si la mutación se retiene y si se desencadena la enfermedad.

Por otro lado, los autores señalan que de sus resultados no se puede interpretar que dos tercios de los casos de la enfermedad se deben a la mala suerte. Insisten en que el cáncer está causado por una combinación de numerosos factores y se desconoce la influencia de cada uno de ellos en cada caso.

Más información en Science

Fuente: Science / Universidad Johns Hopkins

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.