2 de Febrero de 2021
Microbiota

La microbiota intestinal regula la conducta materna y el cuidado de las crías

En ratones, la presencia de ciertas bacterias en el intestino de las hembras resulta en el descuido de los pequeños, hecho que perjudica a su desarrollo posnatal.

Cuidar de la descendencia garantiza la supervivencia de la especie. [iStock/ anyaivanova (ratones), Wikimedia Commons (Escherichia coli)]

Las conductas maternas asociadas al nacimiento y cuidado de las crías resultan esenciales para la supervivencia de estas, puesto que la madre les proporciona alimento, cuidados y refugio. Ahora, Yujung Michelle Lee, del Instituto Salk, en la Jolla, California, y sus colaboradores muestran que la microbiota intestinal desempeña un importante papel en el desarrollo de este patrón de comportamiento, así como en la formación del vínculo entre la progenitora y su descendencia.

De acuerdo con la investigación, publicada por la revista Science Avances, la presencia de una determinada cepa de Escherichia coli en el intestino materno provoca que las hembras de ratón descuiden a sus pequeños. A fin de eliminar los posibles efectos de otras especies bacterianas, los investigadores trabajaron con roedores gnobióticos, es decir, portadores de una microflora conocida. En este caso, los animales tan solo tenían una única cepa de E. coli en su tracto intestinal.

De las cuatro cepas evaluadas, las crías de las madres colonizadas por la denominada O16:H48 presentaban retraso en el crecimiento. O16:H48 deriva de una cepa aislada durante la década de 1920 de las heces de un paciente con difteria y se usa ampliamente en el laboratorio como modelo no patogénico de E. coli. En consecuencia, dicho efecto negativo sobre el desarrollo de los cachorros sorprendió a los autores.

Con independencia del grupo experimental, todos los recién nacidos presentaron un peso similar. Por consiguiente, los investigadores estudiaron qué ocurría durante el período de lactancia de los pequeños pertenecientes al grupo O16:H48. Al parecer, estas crías consumían menos leche en comparación con el grupo de control, ya que sus madres dedicaban gran parte del tiempo a realizar tareas no relacionadas con su cuidado, como comer, beber, deambular o trepar por la jaula. Para los autores, este abandono materno explicaría la desnutrición de los bebés, pues no observaron alteraciones anatómicas o de producción de leche en las hembras.

Pero, ¿cómo afecta la cepa O16:H48 a la conducta materna? Los resultados sugieren que las bacterias alterarían la producción del neurotransmisor serotonina, asociado con el sentimiento de bienestar y felicidad, aunque los investigadores destacan la necesidad de realizar nuevos experimentos para confirmar este hallazgo.

Lee y su equipo señalan que llevar a cabo este tipo de estudios en humanos resulta complicado, a causa de la gran cantidad de microorganismos que componen nuestra microbiota. No obstante, no descartan la posibilidad de extrapolar las conclusiones de su trabajo una vez conocidos todos los mecanismos implicados.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Microbiota control of maternal behavior regulates early postnatal growth of offspring», de Y. M. Lee et al., en Science Advances; 7(5):eabe6563, publicado el 29 de enero de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.