Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

6 de Noviembre de 2020
Comportamiento

La multitarea con medios digitales altera la memoria, incluso en adultos jóvenes

Simultanear la televisión, los mensajes e Instagram provoca faltas de atención que debilitan la memoria.

La explosión de la tecnología y los medios digitales parece tener efectos cognitivos. [iStock/Zephyr]

El voluminoso cerebro humano moderno evolucionó hace cientos de miles de años y, en general, se ha mantenido prácticamente sin cambios. Así pues, está adaptado de forma innata a la información analógica, por ejemplo, para concentrarse en la próxima caza o en la búsqueda de plantas comestibles. Sin embargo, ahora castigamos a nuestro antiguo órgano pensante con un diluvio diario de información digital que, a juicio de muchos científicos, podría acarrear efectos duraderos preocupantes.

Un nuevo estudio publicado en Nature confirma que hay motivos de preocupación. La investigación indica que la «multitarea con medios», esto es, dedicarse al mismo tiempo a diversos medios digitales (con pantallas), ya sea televisión, mensajes de texto o redes sociales, afecta la atención de los jóvenes y empeora su capacidad para recordar situaciones o experiencias concretas.

Los autores del artículo evaluaron la atención de 80 jóvenes de entre 18 y 26 años mediante electroencefalografía, una técnica que mide la actividad cerebral, y seguimiento ocular. En primer lugar, a los participantes del estudio se les presentaron imágenes de objetos en una pantalla de ordenador y se les pidió que clasificaran en qué medida les resultaban o no agradables, así como su tamaño. Después de un descanso de 10 minutos, se les volvieron a mostrar objetos y se les preguntó si ya los habían clasificado o si bien eran nuevos. Mediante el análisis de las respuestas electroencefalográficas y oculares de los sujetos durante las tareas de memoria, los investigadores determinaron el número de faltas de atención. Luego se compararon estos datos con los resultados de un cuestionario que los participantes rellenaron para cuantificar su atención, divagación y multitarea con medios en la vida cotidiana.

Se observó una tendencia a distraer la atención junto con una disminución del diámetro pupilar (un conocido marcador de escasa atención) en los participantes que comunicaron mayor uso simultáneo de medios digitales. Asimismo, las lagunas de atención que ocurrían justo antes del momento de recordar guardaban relación con el olvido de las primeras imágenes y con una reducción de ciertos patrones de señales cerebrales, asociadas con la memoria episódica; esto es, el recuerdo de acontecimientos concretos.

Estudios anteriores demostraron una correspondencia entre la multitarea y una peor memoria episódica. Las nuevas observaciones ofrecen pistas sobre las posibles causas. «Hallamos pruebas de que la capacidad para mantener la atención contribuye a explicar la relación entre mayor multitarea y peor memoria», afirma el autor principal del artículo, Kevin Madore, investigador postdoctoral en la Facultad de Psicología de la Universidad de Stanford. «Las personas que interactúan mucho con varios medios a la vez también muestran peor memoria porque tienen menos capacidad de mantener la atención».

«Este estudio es impresionante», comenta Daphne Bavelier, profesora de psicología en la Universidad de Ginebra, que no participó en la nueva investigación. «El trabajo es importante porque identifica una fuente de variabilidad interindividual, es decir las diferencias de atención entre los participantes, cuando se pide recordar información». «Estos hallazgos suponen una novedad y un importante descubrimiento sobre la relación entre la atención y la memoria, y su vínculo con el comportamiento cotidiano ..., [algo] que no sabíamos antes», añade Daniel L. Schacter, psicólogo de la Universidad Harvard, que tampoco intervino en el estudio.

Madore señala que, por el momento, los nuevos datos son correlacionales. No indican si la multitarea con medios conduce a una atención deficiente o si las personas con peor atención y memoria son más propensas a las distracciones digitales. Tampoco implican necesariamente que ninguna fuente concreta de medios sea perjudicial para el cerebro. El trabajo de Bavelier puso de manifiesto el gran potencial de los videojuegos de acción en particular para mejorar el funcionamiento cerebral.

Madore y sus colaboradores, incluido el autor senior del artículo, Anthony D. Wagner, psicólogo de Stanford, confían aclarar estas incógnitas en futuros estudios. También esperan realizar intervenciones de entrenamiento de la atención que ayuden a mejorar esta facultad, así como la memoria a las personas proclives a la distracción.

En opinión de Madore, a las puertas del invierno y ante los confinamientos impuestos por la pandemia de COVID-19, el nuevo estudio resalta la necesidad de ser plenamente conscientes de cómo interactuamos con los medios digitales. «Creo que nuestros datos destacan la importancia de tomar conciencia de la atención», advierte, ya sea para resistirse a la multitarea con medios durante las clases o las sesiones de Zoom en el trabajo o para asegurarse de no echar un vistazo distraído a Facebook mientras se mira a medias la nueva película de Borat.

Bret Stetka

Referencia: «Memory failure predicted by attention lapsing and media multitasking», de K. P. Madore et al., en Nature; 587, páginas 87-89, publicado el 5 de noviembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.