Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 22/06/2018 - DESARROLLO EMBRIONARIO

    Logran modificar la forma de los tejidos embrionarios mediante optogenética

    Con ello se está más cerca de la creación de tejidos biológicos con formas personalizadas, lo que tiene importantes repercusiones en medicina regenerativa.

  • 21/06/2018 - Toxicología

    Abuelos expuestos, nietos afectados

    En ratones, los efectos negativos del bisfenol A, compuesto tóxico presente en botellas de plástico, dentífricos o resinas, se observan más allá de la segunda generación. En concreto, la sustancia podría afectar la vocalización de los descendientes.

  • 20/06/2018 - Genética

    Una levadura desafía al código genético

    Entre las reglas verdaderamente inviolables de la vida está la inmutabilidad del código genético. Bacterias, plantas, personas: los seres vivos construyen sus proteínas siguiendo unas mismas instrucciones, codificadas mediante secuencias de unos mismos grupos de tres letras. Pero siempre hay quien que va por libre.

  • 20/06/2018 - Alimentación

    Alimentos de doble filo

    Los aperitivos ricos en grasas e hidratos de carbono activan de manera intensa las áreas cerebrales de recompensa, lo que los convierte en muy gratificantes.

  • 19/06/2018 - Astrofísica

    Cuando una estrella se cruza con un agujero negro

    Se ha observado por primera vez de forma casi directa la fragmentación de un objeto por un agujero negro y la creación de un chorro de partículas ultraveloces.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 09/04/2018

EXOPLANETAS

La NASA se prepara para lanzar su próximo telescopio cazaplanetas

El Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS), cuyo lanzamiento está previsto para el 16 de abril, buscará exoplanetas cercanos similares a la Tierra.

Nature News

Menear

El satélite TESS barrerá el 85 por ciento del cielo en busca de planetas próximos al nuestro. [Leif Heimbold/NASA]

También te puede interesar

Exoplanetas Exoplanetas

Además de replantear nuestro lugar en el universo, el hallazgo del primer exoplaneta (ocurrido hace más de veinte años), sentó las bases para la búsqueda de mundos habitables, esto es, capaces de albergar vida, aunque esta fuera diferente de la que conocemos hoy en día. En este monográfico (solo en PDF) descubrirás cómo se detectan los exoplanetas, las distintas formas de Tierras que pululan el cosmos, las técnicas de búsqueda de signos de vida extraterrestre y las teorías sobre la existencia de mundos más acogedores que el nuestro.

Más información

No será fácil sustituir al telescopio espacial Kepler, el buscador de exoplanetas de la NASA. Desde su lanzamiento en 2009, el célebre instrumento ha descubierto casi tres cuartas partes de los más de 3700 exoplanetas conocidos, a los que se suman miles de candidatos a la espera de ser confirmados. Por ello, la agencia estadounidense se ha decidido por un nuevo enfoque para su nueva misión de búsqueda de otros mundos. El 16 de abril, el organismo planea lanzar el Satélite de Sondeo de Exoplanetas en Tránsito (TESS). Con un coste de 337 millones de dólares, el instrumento analizará 200.000 estrellas cercanas en búsqueda de signos de planetas en órbita. Probablemente encontrará menos que Kepler, pero serán más interesantes.

«No es tanto el número de planetas lo que nos importa como el hecho de que estén orbitando en torno a estrellas cercanas», explica Sara Seager, astrofísica del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT) y subdirectora científica de la misión TESS.

El nuevo satélite ha sido diseñado para identificar planetas cercanos que los astrónomos puedan explorar en detalle. Los responsables de la misión estiman que TESS descubrirá más de 500 mundos con un tamaño no mayor de dos veces el terrestre. Una vez localizados, esos exoplanetas se prestarán a décadas de estudios adicionales, los cuales incluirán la búsqueda de indicios de vida. «Asistiremos a un nuevo comienzo en la investigación sobre exoplanetas», asegura Seager.

Planetas vecinos 

Tanto Kepler como TESS han sido diseñados para explorar el cielo en busca de tránsitos planetarios, el ligero amortiguamiento en el brillo de una estrella que tiene lugar cuando un planeta en órbita pasa por delante y bloquea parte de su luz.

Durante la mayor parte de su misión, Kepler escudriñó una región profunda pero muy estrecha del firmamento: aunque sus observaciones llegaban hasta los 3000 años luz de distancia, solo barrió un 0,25 por ciento del cielo. Con todo, sus hallazgos demostraron que los planetas son muy comunes en la Vía Láctea. «Están por todas partes», remacha Elisa Quintana, astrofísica del Centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA.

TESS, en cambio, explorará estrellas más cercanas, pero lo hará en una zona mucho más amplia del cielo. En concreto, observará astros situados a no más de 300 años luz, pero su estudio abarcará el 85 por ciento de la bóveda celeste. Sus cuatro cámaras le proporcionarán un campo de visión 20 veces mayor que el de Kepler. Con ellas barrerá primero el hemisferio sur celeste para, un año después, dirigir su mirada al norte. En total, explorará al menos 30 millones de astros. 

Esas franjas de observación cubrirán los polos eclípticos norte y sur, los puntos de la esfera celeste a los que se llega trazando una línea perpendicular al plano de la órbita de la Tierra. Ello se debe a que el telescopio espacial James Webb, también de la NASA y cuyo lanzamiento se espera ahora para 2020, podrá estudiar esas regiones del cielo en cualquier momento. Su espejo primario, de 6,5 metros, le permitirá efectuar estudios espectroscópicos detallados de las atmósferas planetarias, si bien el instrumento será requerido para una gran cantidad de investigaciones de todo tipo. «El tiempo de observación del Webb será muy preciado», apunta George Ricker, astrofísico del MIT e investigador principal de TESS. 

Una vez que TESS halle candidatos planetarios interesantes, un gran número de observatorios terrestres entrarán en acción. Estos incluirán varios incondicionales de las búsquedas planetarias, como el instrumento HARPS, en la sede que el Observatorio Europeo Austral tiene en La Silla, en Chile, y la red de telescopios MINERVA-Australis, un conjunto de cinco instrumentos de 0,7 metros que se están construyendo en Australia. «Tenemos capacidad para apuntar a un objetivo todas las noches si es necesario», asegura Rob Wittenmyer, astrónomo de la Universidad de Queensland del Sur que colabora en la dirección de MINERVA-Australis. Estos y otros observatorios terrestres permitirán calcular las masas de los planetas que descubra TESS y, a partir de ahí, su composición, sea esta rocosa, helada, gaseosa o de otro tipo. 

Un mundo nuevo 

Varias investigaciones recientes han sugerido que los hallazgos que lleve a cabo TESS podrían superar las expectativas iniciales. A principios de este año, la astrónoma del MIT Sarah Ballard volvió a calcular cuántos planetas sería capaz de encontrar TESS en torno a enanas de tipo M, estrellas más pequeñas y frías que el Sol pero muy abundantes en la galaxia. Su trabajo arrojó la cifra de 990 mundos, 1,5 veces más que las estimaciones previas. El mero número de hallazgos hará posible que los astrónomos puedan comparar amplias clases de exoplanetas, al aprender de qué manera afectan la fulguraciones estelares a los distintos planetas o qué tipo de mundos rodean a las estrellas de diferentes edades. 

TESS pronto tendrá compañía. La Agencia Espacial Europea planea lanzar a finales de este año el Satélite para la Caracterización de Exoplanetas (CHEOPS). La nave medirá el tamaño de planetas conocidos —desde aquellos ligeramente mayores que la Tierra hasta los con el tamaño aproximado de Neptuno— en torno a estrellas brillantes cercanas. Y el organismo europeo está también planificando dos misiones para la década de 2020: PLATO, que estudiará mundos del tamaño de la Tierra, y ARIEL, que investigará las atmósferas planetarias

La próxima generación de misiones llegará justo a tiempo. Kepler está en las últimas etapas de su vida útil, con combustible para apenas unos pocos meses más de descubrimientos.

Alexandra Witze/Nature News 

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.