Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

13 de Septiembre de 2018
Neurociencias

La obesidad favorecería la pérdida de conexiones neuronales

En ratones, el sobrepeso induciría la activación de las células microgliales que a su vez eliminarían terminales sinápticos. Ello resultaría en una disminución de la capacidad cognitiva.

Descubren que, en ratones obesos, las células microgliales fagocitarían terminales sinápticos, hecho que reduciría la capacidad memorística de los animales. En la imagen, microglía (verde) y neuronas (rojo) de rata en cultivo. [Wikimedia Commons]

¿Conoce el lector el modo en que la obesidad afecta la cognición? Estudios de neuroimagen sugieren que el volumen de algunas áreas cerebrales relacionadas con la memoria sería menor en personas con sobrepeso. Además, esta enfermedad aumenta el riesgo de padecer patologías como la demencia o el alzhéimer.

Ahora, Elizabeth Gould y su equipo, de la Universidad de Princeton en Nueva Jersey, han hallado el mecanismo responsable del declive cognitivo asociado a la obesidad: la eliminación, o fagocitosis, de sinapsis neuronales efectuada por las células de la microglía.

Conocidas como el sistema inmunitario del cerebro, las células microgliales se activan, luchan, ante cualquier amenaza que perturbe la estabilidad e integridad del tejido nervioso. El exceso de peso induce un estado de inflamación crónica en el organismo capaz de alterar la función de las neuronas. En respuesta a este cambio, la microglía secreta determinadas sustancias a fin de neutralizar la agresión y restablecer los procesos neuronales. Pero, ¿y si, en este contexto de gordura, la acción microglial se tornara patológica?

Según el estudio, publicado por la revista Journal of Neuroscience, los ratones obesos presentan déficits de memoria y aprendizaje espacial. Es decir, muestran una reducida capacidad para adquirir y retener características del entorno, como la localización de distintos objetos. El análisis del tejido cerebral de estos animales reveló la presencia de células microgliales activadas en la región conocida como hipocampo, implicada en distintos procesos cognitivos. En esta zona, los científicos también observaron una marcada disminución del número de espinas dendríticas, terminales neuronales que sirven como receptores de impulsos nerviosos. Para sorpresa de Gould y sus colaboradores, la microglía «devoraba» dichas conexiones.

Sin embargo, la inhibición de estas células fagocíticas, mediante estrategias farmacológicas o de edición genética, evitó la pérdida de sinapsis neuronales y por consiguiente, el deterioro cognitivo asociado con el sobrepeso.

De confirmarse, el hallazgo permitiría contrarrestar los daños cerebrales ocasionados por la obesidad.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Microglia play an active role in obesity-associated cognitive decline», de E. C. Cope et al., en Journal of Neuroscience, 0789-18, publicado el 10 de septiembre de 2018.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.