27 de Junio de 2013
MEDICINA

La plata aumenta la eficacia de los antibióticos

Un tratamiento antimicrobiano antiguo podría ayudar a luchar contra las bacterias resistentes a los medicamentos.

Pseudomonas aeruginosa, una bacteria gramnegativa que causa infecciones en el aparato respiratorio y urinario, presenta resistencia a numerosos antibióticos. [Wikimedia Commons]

La plata ha sido utilizada para combatir la infección durante miles de años. De hecho, Hipócrates describió por primera vez sus propiedades antimicrobianas hacia el año 400 a.C. Pero el modo en que ejerce su efecto ha representado siempre un misterio. Ahora, un equipo dirigido por James Collins, de la Universidad de Boston, ha descrito cómo la plata destruye las bacterias y ha demostrado que el antiguo tratamiento podría ayudar a hacer frente al problema actual de la resistencia a los antibióticos.

El equipo ha descubierto que la plata, en forma de iones disueltos, ataca las células bacterianas de dos maneras: por un lado, hace que la membrana celular resulte más permeable y, por el otro, interfiere con el metabolismo de la célula, lo que lleva a la sobreproducción de compuestos reactivos del oxígeno, a menudo tóxicos. Ambos mecanismos podrían ser aprovechados para que los antibióticos actuaran con mayor eficacia contra las bacterias resistentes.

Se piensa que numerosos antibióticos destruyen las bacterias mediante la producción de especies reactivas del oxígeno, y el estudio ha demostrado que, si ese efecto se refuerza con una pequeña cantidad de plata, los fármacos podrían matar entre 10 y 1.000 veces más bacterias. La mayor permeabilidad de la membrana facilita asimismo la entrada de los antibióticos en las células patógenas, lo que puede neutralizar los mecanismos de resistencia que se basan en expulsar el fármaco del microorganismo.

Los autores han demostrado, tanto in vitro como en ratones con infección de la vía urinaria, que la capacidad de la plata para inducir el estrés oxidativo puede ser aprovechada para potenciar la actividad antibiótica.

También han observado que la alteración de la membrana celular aumenta la eficacia de la vancomicina (un antibiótico de gran tamaño molecular) contra las bacterias gramnegativas. Estas presentan una cubierta protectora externa y, por tanto, suelen ser impenetrables a los antibióticos de moléculas grandes.

Efectos tóxicos

A pesar del interés de los resultados, algunos científicos advierten acerca de la posible toxicidad de la plata. El empleo del metal en medicina ha tenido un pasado con altibajos. En los años noventa del siglo XX, por ejemplo, la empresa St. Jude Medical, de Minnesota desarrolló una válvula cardíaca formada por piezas cubiertas con una capa de plata para combatir la infección. A pesar de su buen resultado en prevenir la infección, se observó que el metal se disolvía lentamente y resultaba tóxico para el tejido cardíaco. Por otro lado, la ingestión de un exceso de plata puede causar argiria, una enfermedad en la que la piel se torna de color gris azulado, con efectos permanentes.

Collins afirma que en su estudio obtuvieron buenos resultados en ratones mediante el empleo de cantidades no tóxicas de plata. Pero apunta que hay maneras de reducir aún más el riesgo. Si se identifican las características de la plata que ejercen el efecto beneficioso, se podrían buscar moléculas con las mismas propiedades pero que no resultaran tóxicas.

Más información en Science Translational Medicine

Fuente: Nature

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.