4 de Julio de 2013
CONSERVACIÓN

La presión humana sobre otras especies

El crecimiento de la población humana amenaza la supervivencia de las especies de mamíferos y aves.

[Morguefile]

Las especies de mamíferos y aves están en peligro de extinción como resultado del aumento de la densidad de la población humana, según un estudio de Jeffrey McKee y sus colaboradores de la Universidad Estatal de Ohio. Su trabajo también demuestra que el crecimiento exponencial de la población humana seguirá representando una amenaza para otras especies. En otras palabras, no parece haber un umbral por encima del cual el aumento de la población dejaría de tener un efecto negativo.

Durante mucho tiempo se ha sospechado que el número de especies que hoy están amenazadas podría guardar relación con el tamaño, la densidad y el crecimiento de la población humana. McKee se dispuso a demostrar la relación causal entre la densidad de la población y las amenazas a las especies de mamíferos y aves, no solo en la actualidad, sino a medida que la población humana crece.

Para validar su hipótesis y hacer proyecciones sobre el futuro, los investigadores utilizaron datos de la Oficina del Censo de EE.UU. de 2000 y 2010, así como el tamaño previsto de la población en 2020 y 2050 en 114 países. Al mismo tiempo, se recopilaron datos sobre mamíferos y especies de aves amenazadas de la Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Los autores hallaron que los cambios en la densidad de población humana habían ejercido un efecto cuantificable en el número de especies amenazadas en los distintos países. En las naciones que están creciendo se espera un incremento promedio del 3,3 por ciento en el número de mamíferos y aves amenazadas en la próxima década, y un aumento del 10,8 por ciento en 2050, solo si se tiene en cuenta el aumento previsto de la población humana.

Además, no se identificó un efecto límite de la presión antrópica sobre la biodiversidad, esto es, un valor de densidad humana a partir del cual el número de especies amenazadas ya no aumentaría más. Ello sugiere que los futuros esfuerzos de conservación deben tener en cuenta desde el principio la densidad de población. Los esfuerzos de conservación podrían centrarse en los países donde el número de habitantes está disminuyendo. Estas áreas podrían ser objeto de la recuperación de tierras silvestres y de la restauración de especies nativas amenazadas.

Los autores concluyen que, si bien no hay duda de que múltiples factores reducen la disponibilidad de recursos que los mamíferos y las aves necesitan para sobrevivir como especie, la densidad de población humana representa la principal amenaza de su extinción.

Más información en Human Ecology

Fuente: Springer

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.