Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 11/07/2018

Arqueología

La sequía descubre construcciones arrasadas de hace muchos siglos

El suelo guarda el recuerdo. Un tiempo muy seco saca a luz lo oculto. Las imágenes aéreas muestran la huella de edificios de celtas, romanos y anglosajones en Gales.

Comisión Real de los Monumentos Antiguos e Históricos de Gales

Menear

En campos cultivados y praderas calcinadas por la sequía afloran las huellas de edificaciones muy antiguas [Comisión Real de los Monumentos Antiguos e Históricos de Gales].

También te puede interesar

Las sequías también tienen algo de bueno. En concreto, lo tiene la que afecta ahora a Gales: gracias a la falta de agua han salido a la luz las localizaciones de viejas empalizadas y cimientos que en condiciones normales están ocultas por los campos de labranza y las praderas. La Comisión Real de los Monumentos Antiguos e Históricos de Gales ha publicado unas impresionantes vistas aéreas de fosas y de plantas de edificios que se manifiestan en los cambios de tono de los pardos y verdes del terreno. Así, junto a las formas de emplazamientos romanos y medievales ya conocidos han aparecido las de villas y fortificaciones desconocidas de épocas anteriores, hasta que las próximas lluvias las borren.

La sequía actual casi carece de precedentes en Gales, no precisamente conocida como un lugar soleado, pero ofrece una rara oportunidad para la arqueología basada en las imágenes aéreas. Hay viejos monumentos completamente arrasados hace mucho por los arados y los fenómenos meteorológicos, pero bajo la cubierta vegetal conserva el suelo el recuerdo de esas edificaciones del pasado.

Un pequeño fuerte romano recién descubierto en Magor, en el sur de Gales [Comisión Real de los Monumentos Antiguos e Históricos de Gales].La carencia de agua hace que la historia del suelo se manifieste claramente en los colores de la vegetación que crece sobre él: donde una vez hubo zanjas y empalizadas la capa superior del suelo es más espesa y almacena más agua; la vegetación es allí más verde. Sobre las viejas paredes y los antiguos cimientos, en cambio, yace menos humus, así que allí la sequía hace más daño. De este modo, el tiempo inusual dibuja la movida historia del territorio como si fuera con un papel de calco. 

Una villa romana o granja prehistórica en Langstone, Newport, en el sur de Gales [Comisión Real de los Monumentos Antiguos e Históricos de Gales].Lars Fischer / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Más información en el sitio en la Red de la Comisión Real de los Monumentos Antiguos e Históricos de Gales.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas