5 de Mayo de 2011
EcologÍa marina

La sobrepesca, perjudicial para grandes y pequeños

El colapso de las poblaciones de peces afecta a especies de distintos tamaños y niveles tróficos.

Un tamaño corporal reducido no disminuye el riesgo de colapso de la población ante la sobrepesca. [Wikimedia Commons]

Conocer las especies más vulnerables frente a las actividades humanas constituye un prerrequisito para planear estrategias de conservación eficaces. En tierra, cuando un ecosistema se halla amenazado, los grandes depredadores suelen experimentar la mayor reducción en su población, razón por la cual se prioriza su protección. La misma lógica podría aplicarse en el mar, pero un estudio ha demostrado que no sucede así. Son las especies pequeñas, en el extremo inferior de la cadena trófica, las más propensas al colapso. 

Desde hace tiempo se ha prestado atención a los depredares marinos de gran tamaño, en el extremo superior de la cadena trópica, ya que muchos de ellos se hallan en peligro. Pero en realidad también se están agotando numerosas poblaciones de peces en el otro extremo de la cadena, algo que no se esperaba. Las especies grandes se muestran vulnerables a la pesca a gran escala, por lo que los gestores tienden a imponer normas de pesca más estrictas para ellos. Se piensa que los peces de menor tamaño, de elevada productividad, son más resistentes, por lo que se las permite pescar con mayor intensidad. Pero en verdad todos los tipos de especies, incluidas las de menor tamaño, sufren los efectos de la sobrepesca. En última instancia, la explotación excesiva determina si una población de peces se va a agotar o no.

 

En el estudio se analizaron dos conjuntos de datos (poblaciones de peces y desembarque de pescado) para determinar las características del ciclo biológico de especies que han experimentado un colapso poblacional drástico. Al contrario de lo esperado, los datos indican que las poblaciones agotadas de especies pequeñas, de bajo nivel trófico, representan hasta el doble de las de grandes depredadores. Esos resultados contrastan con los obtenidos para los animales terrestres, lo que apunta a las diferencias fundamentales en los efectos de la pesca industrial y la conversión del suelo sobre las comunidades naturales.

 

Además, la destrucción temporal de poblaciones de peces pequeños, de bajo nivel trófico, puede tener efectos perjudiciales en el ecosistema debido a la reducción de la fuente de alimentación de peces más grandes, aves marinas y mamíferos marinos.


Más información en PNAS

 

Fuente: Nature News

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.