Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

11 de Noviembre de 2016
EVOLUCIÓN

La transición de los lagartos a las serpientes

La pérdida de las patas se debió a la supresión progresiva del regulador de un gen relacionado con el crecimiento de las extremidades.

[iStock / Siripong Jitchum]

Hace unos 100 millones de años, algunos lagartos evolucionaron al alargar el cuerpo y perder las patas, lo que dio origen a las serpientes. Unos cambios morfológicos tan notables a menudo se asocian a alteraciones en la expresión de ciertos genes y los mecanismos que los regulan. En el caso de las serpientes, el proceso en cuestión se desconocía. De modo que Axel Visel, del Laboratorio Lawrence Berkeley de Estados Unidos, y sus colaboradores fijaron su atención en el gen Sonic hedgehog, que participa en el crecimiento de los miembros, así como en un regulador de este gen, la secuencia promotora ZRS.

Sonic hedgehog y ZRS se hallan presentes en numerosos vertebrados, y una mutación de ZRS a menudo provoca deformidades en las extremidades. Los autores utilizaron el método CRISPR, que permite modificar con precisión el genoma, para estudiar la secuencia promotora ZRS en diferentes especies. Primero sustituyeron en ratones su secuencia ZRS por la correspondiente a los humanos o los peces. Comprobaron así que los ratones desarrollaban patas normales. Pero cuando reemplazaron la secuencia de nucleótidos con la de las serpientes, el crecimiento de los miembros de los múridos se truncó.

Mediante la comparación de los genomas de serpientes con los de otros vertebrados, los investigadores han identificado una deleción de 17 pares de nucleótidos en las primeras. La historia de la pérdida de las patas en las serpientes resulta probablemente compleja, pero la alteración de la función del regulador ZRS sin duda desempeñó un papel clave en ella.

Más información en Cell

Fuente: Sean Bailly / Pour la Science

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.