Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

9 de Enero de 2020
Cáncer

La vacuna antigripal como herramienta en la lucha contra el cáncer

En ratones, la inoculación directa de los patógenos atenuados en el interior del tumor favorece la respuesta del sistema inmunitario, que inhibe la progresión de la neoplasia.

La estrategia permitiría tratar a los pacientes oncológicos resistentes a la inmunoterapia. En la imagen, ilustración de linfocitos T capaces de atacar y eliminar las células cancerosas. [iStock/wildpixel]

En los últimos años, la inmunoterapia ha revolucionado el tratamiento contra el cáncer. La eliminación de las barreras que impiden que el sistema inmunitario reconozca y destruya las células tumorales ha aumentado de forma notable la supervivencia de los pacientes. Sin embargo, no todos los enfermos responden de igual modo y, en algunos casos, el efecto de la terapia resulta sumamente limitado.

Ahora, Andrew Zloza y su equipo, de la Universidad Estatal de Nueva Jersey, junto con otros investigadores de Estados Unidos, describen una nueva estrategia para resolver esta resistencia de las neoplasias: la inyección de la vacuna de la gripe estacional en el interior del tumor. Al parecer, las personas con cáncer de pulmón hospitalizadas a consecuencia de la infección causada por el virus influenza presentan mayor esperanza de vida; hecho que originó la hipótesis del trabajo que publica la revista Proceedings of the National Academy of Sciences.

Así pues, los científicos inocularon directamente el patógeno inactivado en la piel de ratones con melanoma. Como resultado de la inyección, observaron un incremento de células dendríticas. Estas células del sistema inmunitario residen en varios tejidos y estimulan la respuesta de otros inmunocitos, como las células T CD8+, capaces de detectar y luchar contra el cáncer. La acción de los linfocitos T inhibió el crecimiento tumoral.

De forma interesante, la vacuna también afectó a las neoplasias localizadas en el flanco opuesto al cáncer tratado. Ello sugiere que la inmunización induciría una reacción antitumoral sistémica, es decir en todo el organismo. Experimentos realizados en un modelo animal de cáncer de mama triple negativo concluyeron resultados parecidos, pues la inyección en el tumor primario también redujo la metástasis en el pulmón.

A fin de acelerar la aplicación de esta estrategia terapéutica en humanos, los autores evaluaron el uso de 5 vacunas contra la gripe estacional aprobadas por la Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos. Para ello, implantaron tumores de pulmón, así como melanomas, junto con células inmunitarias, procedentes de pacientes en ratones inmunodeprimidos. Este tipo de sistema experimental permite ensayar la eficacia de fármacos en un ambiente semejante al organismo humano. Estas pruebas concluyeron que 4 de las 5 vacunas favorecían la eliminación del cáncer por parte del sistema inmunitario.

Para Zloza y sus colaboradores, el hallazgo confirma que la inmunización contra el virus influenza estacional constituye una herramienta de salud pública crucial; pues no solo protege a la población de la infección por el patógeno, sino que también beneficiaría a los pacientes oncológicos.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Intratumoral injection of the seasonal flu shot converts immunologically cold tumors to hot and serves as an immunotherapy for cancer», de J. H. Newman en Proceedings of the National Academy of Sciences, publicado el 30 de diciembre de 2019.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.