Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

22 de Octubre de 2020
Metabolismo

La vitamina A estimula la quema de grasas en ambientes fríos

En estas condiciones, el retinol promueve la conversión del tejido adiposo blanco en marrón, a fin de generar calor

El trabajo abre la posibilidad de desarrollar nuevas terapias contra la obesidad a partir del mecanismo descubierto. En la imagen, ilustración en 3 dimensiones de células del tejido adiposo. [iStock/Dr_Microbe]

La transformación del llamado tejido adiposo blanco en grasa parda, o marrón, se asocia con un menor riesgo de padecer enfermedades metabólicas, como la obesidad. El primero almacena el exceso de energía en forma de triglicéridos, mientras que la segunda actúa como una suerte de combustible para generar calor y mantener la temperatura del organismo.

Ahora, Florian W. Kiefer y su equipo, de la Universidad Médica de Viena, en colaboración con investigadores de del Hospital Brigham y de Mujeres, de Boston, y la Universidad Rutgers, en Nueva Jersey, describen el modo en que el retinol, la forma activa de la vitamina A, participa en el proceso de conversión del tejido adiposo en respuesta al frío. La revista Molecular Metabolism publica las conclusiones de la investigación.

De acuerdo con los datos, tanto la concentración en sangre de la proteína de unión al retinol (RBP, por sus siglas en inglés), como la del propio retinol aumentaron en ratones estabulados a 4 grados centígrados durante 24 horas. Ello promovió la expresión de genes involucrados en la producción de calor, o termogénesis, así como la aparición de «adipocitos beige», en el tejido adiposo blanco. En cambio, la deleción de RBP ocasionó mayor sensibilidad al frío y estrés, además de inhibir la transformación de la grasa blanca, en los animales modificados genéticamente.

A fin de estudiar este mecanismo molecular en humanos, los científicos reclutaron a 30 voluntarios sanos, en su mayoría mujeres, de 28 años de edad promedio. Tras dos horas y media expuestos a una temperatura de entre 14 y 17 grados centígrados, los sujetos también experimentaron un incremento de los niveles sanguíneos de retinol y RBP. Además, en cultivos de células adiposas humanas procedentes del tejido graso abdominal de cuatro donantes, la administración de retinol incrementó la actividad metabólica, así como el consumo de energía.

Para Kiefer y sus colaboradores, el hallazgo sugiere que permanecer en un ambiente frío activa el transporte de retinol del hígado al tejido adiposo, donde el compuesto promueve el uso de los lípidos almacenados como fuente energética para calentar el organismo. Sin embargo, avisan de que para que ello ocurra, el retinol debe llegar a las células adecuadas en el momento justo. Por consiguiente, desaconsejan el consumo de suplementos de vitamina A sin supervisión médica por parte de la población, pues el daño por exceso de la vitamina podría ser mayor que el beneficio.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Intact vitamin A transport is critical for cold mediated adipose tissue browning and thermogenesis», A. Fenzi et al., en Molecular Metabolism, publicado el 21 de septiembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.