Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

1 de Agosto de 2012
Conservación

La vulnerabilidad del delta del Ebro

Hasta ahora, la intervención humana en el sistema fluvial ha ejercido un mayor impacto en el delta que las alteraciones asociadas al cambio climático.

Humedal del delta del Ebro. [Wikimedia Commons]

El cambio climático representa una amenaza para las áreas costeras de la cuenca mediterránea, que se ven afectadas por el aumento de la erosión, la disminución de la descarga de sedimentos, la intensificación de las inundaciones, la intrusión de agua salada y la pérdida de biodiversidad. Tales problemas despiertan especial preocupación en el caso del delta del Ebro, uno de los sistemas fluviales más importantes del Mediterráneo. Un equipo de la UAB ha investigado las principales amenazas que sufre el delta y ha analizado las posibles soluciones que podrían aplicarse para que esa zona se adaptara a los cambios ambientales.

Los resultados han demostrado que, hasta la fecha, la intervención humana (monocultivo del arroz y la construcción de presas) ha ejercido un mayor impacto en el delta que el cambio climático. La reducción en el aporte de sedimentos del río ha sido hasta ahora el factor que más amenaza su integridad.

Sin embargo, la subida del nivel del mar, prevista en los próximas décadas como uno de los efectos más importantes del cambio climático, empeorará aún más la situación. Provocará una mayor intrusión de agua salada y la erosión de la línea costera, lo que puede conducir en el futuro a una mayor pérdida de la tierra habitable y cultivable y a una mayor frecuencia de las inundaciones, además de ocasionar daños en los ecosistemas. Todo ello repercutirá negativamente en la agricultura, recursos naturales, turismo e industria de la zona.

En el estudio se analizan varias posibilidades para la proteger el delta y favorecer su adaptación frente a los efectos del cambio climático. De los resultados se desprende que la mejor opción consistiría en la aportación de arena para la preservación de las dunas existentes y para la creación de nuevas dunas y humedales, la estrategia considerada más respetuosa con la naturaleza.

Más información en Ocean & Coastal Management

Fuente: UAB

 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.