Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 16/07/2018

ECOLOGÍA

Las aves consumen entre 400 y 500 millones de toneladas de insectos al año

Junto con las arañas, las aves insectívoras desempeñan una función vital al alimentarse de insectos que, de otro modo, destruirían bosques y cultivos.

The Science of Nature

Menear

Un gorrión (Passer domesticus) alimenta a su polluelo con larvas de escarabajo. [Maurice Baker]

Las aves de todo el mundo consumen entre 400 y 500 millones de toneladas métricas al año de escarabajos, moscas, hormigas, polillas, áfidos, saltamontes, grillos y otros artrópodos. Estas cifras han sido calculadas en un estudio dirigido por Martin Nyffeler, de la Universidad de Basilea. La investigación, publicada en la revista The Science of Nature, destaca el importante papel que cumplen las aves para mantener bajo control a las poblaciones de insectos que atacan a las plantas.

Nyffeler y sus colaboradores dedujeron sus datos a partir del análisis de 103 estudios que habían calculado el volumen de presas consumidas por las aves insectívoras de siete de las comunidades ecológicas más importantes del mundo, conocidas como biomas.

«La población mundial de aves insectívoras consume anualmente tanta energía como una megaciudad del tamaño de Nueva York. Consiguen esta energía capturando miles de millones de insectos herbívoros y otros artrópodos potencialmente dañinos», comenta Nyffeler.

Las aves que habitan en los bosques consumen alrededor del 75 por ciento de todos los insectos atrapados por aves, unos 300 millones de toneladas por año. Otros 100 millones de toneladas son consumidas por aves de las sabanas, los pastizales y las tierras de cultivo, así como de los desiertos y de la tundra ártica. Las aves cazan activamente insectos sobre todo en la temporada de cría, cuando necesitan presas ricas en proteínas para alimentar a sus polluelos.

Además, los investigadores estimaron que la biomasa de todas las aves insectívoras juntas solo asciende a unos 3 millones de toneladas. Nyffeler comenta que ese valor relativamente bajo puede explicarse en parte por la escasa eficiencia de producción en las aves. Ello significa que su respiración exige mucha energía y solo entre un 1 y un 2 por ciento del consumo se convierte en biomasa.

«Las estimaciones presentadas en este trabajo ponen de relieve la importancia ecológica y económica de las aves insectívoras en el control de las plagas de insectos potencialmente dañinos a escala global, en especial en las regiones forestales», apunta Nyffeler, quien explica que ello se atañe en especial a los ecosistemas forestales tropicales, templados y boreales.

«Solo otros grupos de depredadores, como las arañas y los insectos entomófagos (en particular, las hormigas depredadoras), junto con las aves insectívoras, tienen la capacidad de mantener a raya, a escala mundial, a las poblaciones de insectos fitófagos», agrega.

Un estudio de 2017, también dirigido por Nyffeler, demostró que las arañas se alimentan de entre 400 y 800 millones de toneladas de insectos cada año. Otros grupos de depredadores, como los murciélagos, los primates, las musarañas, los erizos, las ranas, las salamandras y los lagartos, parecen ser también enemigos naturales de los insectos fitófagos, aunque resultan menos eficaces. Según Nyeffeler, su influencia parece ser más específica del bioma donde actúan, y no tanto a escala mundial. Por ejemplo, los lagartos ayudan a suprimir los insectos en las islas tropicales, pero a una mayor escala su contribución es menor.

«Las aves son una clase de animales en peligro porque están muy amenazadas por factores como la deforestación, la intensificación de la agricultura, la aplicación de pesticidas sistémicos, la depredación por los gatos domésticos, las colisiones con estructuras artificiales, la contaminación lumínica y el cambio climático. Si estas amenazas globales no se resuelven pronto, los servicios ecosistémicos vitales que nos proporcionan, como la supresión de las plagas de insectos, se perderán», sostiene Nyffeler.

Fuente: Springer

Referencia: «Insectivorous birds consume an estimated 400-500 million tons of prey annually». M. Nyffeler et al. en The Science of Nature, 105:47, publicado en línea el 9 de julio de 2018.

Artículos relacionados