3 de Marzo de 2017
BIODIVERSIDAD

Las invasiones biológicas, en aumento

El número de nuevos casos de especies no autóctonas documentado está ascendiendo en todo el mundo, un crecimiento que no muestra signos de desaceleración.

La cotorra de Kramer es nativa de África y Asia. Se introdujo como una especie ornamental y ha establecido poblaciones en varios sitios de Europa, América del Norte y Australia. [Tim M. Blackburn, Colegio Universitario de Londres]

El número de especies exóticas ha aumentado sin cesar en los últimos 200 años en todos los continentes, según un estudio reciente llevado a cabo por un equipo internacional. El crecimiento se ha producido en todos los grupos de organismos y, a excepción de los mamíferos y los peces, no hay señales de que se esté desacelerando. Incluso cabe esperar nuevas invasiones en el futuro próximo como consecuencia del cambio climático, que facilita que numerosas plantas exóticas de nuestros jardines se escapen y se asienten en la naturaleza.

En el proyecto de investigación, los investigadores crearon una base de datos con las fechas en que una especie exótica había sido detectada por primera vez en una región fuera de su área de distribución natural. A partir de más de 45.000 de estos primeros registros correspondientes a más de 16.000 especies exóticas, analizaron la acumulación de especies exóticas durante los últimos siglos.

Descubrieron así que el 37 por ciento de todas las especies exóticas registradas se habían introducido en las últimas décadas, entre 1970-2014, con un récord de 585 nuevas especies registradas en el plazo de un año. Ello corresponde a más de 1,5 nuevas especies exóticas por día a nivel mundial.

Esa tendencia ascendente varía entre distintos grupos taxonómicos, un hecho que puede atribuirse a las actividades humanas. «Observamos un notable aumento de los primeros registros de plantas vasculares en el siglo XIX, probablemente como resultado de la intensificación de la horticultura. Las nuevas introducciones de otros organismos como algas, moluscos o insectos aumentaron mucho después de 1950, seguramente como consecuencia de la actual globalización del comercio», explica Hanno Seebens, del Centro de Investigación Senckenberg de Biodiversidad y Clima, en Fráncfort, y primer autor del estudio.

El aumento sin precedentes del número de especies exóticas puede tener impactos muy negativos en los ecosistemas autóctonos. Pueden provocar la eliminación de plantas nativas y transformar ecosistemas enteros. Las floras y faunas de todo el mundo van asimilando cada vez más este tipo de especies, lo que da lugar a una pérdida de variedad regional. Aunque varias legislaciones en vigor en todo el mundo están intentando mitigar la introducción de nuevas especies exóticas, los resultados demuestran que los esfuerzos realizados en el pasado no han sido lo suficientemente efectivos.

Más información en Nature Communications

Fuente: Universidad de Constanza 

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.