Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 11/12/2014

ASTROBIOLOGÍA

Las moléculas originarias de la vida

Los impactos de asteroides sobre la antigua Tierra podrían haber dado lugar a la formación de los componentes básicos de la vida.

PNAS

Menear

[Ig0rZh / Thinkstock]

Mediante un láser de alta potencia se han aportado pruebas provocadoras de que las condiciones infernales ocasionadas por el choque de un asteroide o cometa contra la Tierra podrían haber creado algunos de los componentes esenciales de la vida. En un experimento de laboratorio destinado a reproducir las altas temperaturas y presiones de tal impacto, investigadores del Instituto J. Heyrovský de Química Física en Praga utilizaron el láser para crear simultáneamente adenina, guanina, citosina y uracilo, los cuatro compuestos orgánicos del ARN, que se cree que fue la primera molécula que codificó información genética.

Los investigadores llevan largo tiempo tratando de identificar cómo se habrían sintetizado las bases nitrogenadas que forman el ARN o el ADN (que contiene timina en vez de uracilo) a partir de sustancias más simples. Tal logro podría ayudar a determinar el lugar, el modo y las condiciones bajo las que se habría originado la vida, comenta Svatopluk Civiš, uno de los autores del estudio.

En los últimos años, se ha propuesto que una sustancia simple denominada formamida habría sido una posible fuente de estos elementos genéticos básicos. Este compuesto mínimo, que se forma cuando el cianuro de hidrógeno reacciona con el agua, se hallaría en abundancia en la Tierra primitiva; además, contiene los elementos principales presentes en los compuestos prebióticos, es decir, hidrógeno, nitrógeno, carbono y oxígeno. De hecho, algunos equipos ya han producido distintas bases nitrogenadas en experimentos de laboratorio, sirviéndose de diversos catalizadores para promover reacciones químicas entre la formamida y otros ingredientes. Y otros lo han logrado a partir de diferentes combinaciones de moléculas simples.

Impacto creador de vida

En la nueva investigación, Civiš y sus colaboradores hicieron incidir el láser en una solución de formamida que también contenía arcilla. En esta mezcla, que pretendía reproducir una charca rica en compuestos químicos en la superficie de la antigua Tierra, los pulsos de un tercio de nanosegundo de duración generaron una intensa presión, picos de temperatura superiores a 4200 °C y una cascada de radiaciones que comprendía rayos X y ultravioleta, el tipo de condiciones que se esperan cuando un objeto como un cometa o asteroide impacta en la superficie terrestre. Las reacciones provocadas en las duras condiciones del experimento, además de producir sustancias como el cianuro de hidrógeno, monóxido de carbono, amoníaco y metanol, también originaron las cuatro bases nitrogenadas de ARN.

Estudios anteriores han demostrado que algunos tipos de meteoritos ya contienen bases nitrogenadas como la adenina y la guanina. Pero los nuevos resultados sugieren que los cuerpos celestes también podrían haberlas formado cuando toparon con el planeta. Tales impactos fueron un factor importante en la historia temprana de la Tierra. Durante un período denominado Bombardeo Intenso Tardío, que comenzó hace unos 4000 millones de años y duró unos 150 millones de años, los objetos grandes azotaron nuestro planeta y la Luna, así como Mercurio, Venus y Marte. Aunque muchos investigadores han apuntado que tales impactos y los consiguientes efectos sobre el clima habrían eliminado cualquier forma de vida que hubiera empezado a brotar, el nuevo estudio sugiere que este periodo sembró nuestro planeta con las materias primas necesarias para la creación de la vida.

Más información en PNAS

Fuente: Science

Artículos relacionados

BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? Recibe el nuevo boletín de actualidad con nuestros mejores contenidos semanales gratuitos (noticias y posts). Si lo deseas también puedes personalizar tu suscripción. BOLETÍN ACTUALIDAD¿Quieres estar al día de la actualidad científica? ¡Recibe el nuevo boletín de contenidos gratuitos! Ver más boletines.