Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

10 de Septiembre de 2020
Estrés

Las neuronas responsables del insomnio asociado al estrés

El circuito nervioso identificado también debilita el sistema inmunitario. Al menos en ratones.

Entender los mecanismos detrás de las noches en vela en situaciones de estrés permitirá ayudar a las personas que las sufren. En la imagen, neuronas de ratón secretoras de la hormona hipocretina (verde y en rojo las activadas), involucradas en el ciclo natural sueño/vigilia. [Jeremy Boringer]

Aunque el estrés desencadena una serie de respuestas que permiten al organismo afrontar situaciones agudas y difíciles, también es el responsable de largas noches de vigilia. Ello afecta la salud de miles de personas. Sin embargo, la mayor parte de los mecanismos subyacentes permanece aún por esclarecer, hecho que dificulta hallar una solución terapéutica. Ahora, un estudio, publicado por la revista Science Advances, identifica un circuito neuronal cuya actividad no solo altera el descanso nocturno, sino también el sistema inmunitario, en situaciones de estrés.

En su trabajo, realizado en ratones, los investigadores, liderados por Luis de Lecea de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford, en California, centraron su atención en los circuitos neuronales que, en respuesta al estrés, estimulan la producción de la hormona cortisol, en las glándulas suprarrenales. En concreto, estudiaron las neuronas liberadoras de corticotropina (CRH, por sus siglas en inglés) del núcleo paraventricular del hipotálamo; una región cerebral que contiene numerosas células neuroendocrinas responsables de sintetizar varias moléculas hormonales.

Para ello, colocaron a los animales en un ambiente moderadamente estresante durante un breve período de tiempo. Como resultado, observaron que, una vez activadas, las células neuronales CRH transmitían señales eléctricas a otra red nerviosa, también localizada en el hipotálamo, formada por neuronas secretoras de hipocretina (Hcrt, por sus siglas en inglés). Estas últimas promueven el estado de vigilia, hecho que para los autores sugiere la existencia de vínculo directo entre los circuitos que orquestan el estrés y la falta de sueño.

La sobreactivación, mediante ingeniería genética, de las neuronas CRH confirmó dicha hipótesis, pues los roedores experimentaron largos episodios de insomnio. En cambio, la desactivación de la red nerviosa permitió a los animales dormir plácidamente, a pesar de sufrir ansiedad. Sin embargo, los científicos también advirtieron que, en ausencia de estrés, las neuronas CRH no interfieren en el ciclo natural de sueño y vigilia de los ratones.

De forma interesante, el insomnio no fue la única consecuencia de la activación de las neuronas CRH a causa del estrés. El análisis de muestras de sangre reveló un notable descenso del número de linfocitos B, T y NK, así como de células dendríticas y monocitos circulantes. La inhibición del sistema inmunitario constituye uno de los efectos del estrés, hecho que puede debilitar al organismo y favorecer la aparición de enfermedades.

De Lecea y su equipo, concluyen que la identificación de las neuronas CRH permitirá entender mejor las consecuencias del estrés, tanto en personas sanas como en sujetos enfermos. Asimismo, señalan el interés que la manipulación de estos circuitos neuronales podría tener para la práctica clínica.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Hypothalamic circuitry underlying stress-induced insomnia and peripheral immunosuppression», de S. B. Li et al., en Science Advances; 6:eabc2590, publicado el 9 de septiembre de 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.