Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

14 de Diciembre de 2015
PSICOLOGÍA

Las personas con una mente ágil resultan más carismáticas

La rapidez mental permite procesar la información antes y considerar con presteza un amplio abanico de respuestas.

Según el reciente estudio, las personas que piensan con mayor velocidad resultan más carismáticas que los congéneres con una mente menos ágil. [iStock/ Peoplesimages]

Quienes procesan la información con rapidez tienen el éxito casi asegurado en su relación con los demás. Una reciente investigación demuestra que el carisma depende más de una mente ágil que de una competencia social marcada o del nivel educativo. 

Más rápidos e ingeniosos

El equipo, dirigido por Bill von Hippel, de la Universidad de Queensland, registró el tiempo que una serie de estudiantes tardaban en contestar preguntas de cultura general (por ejemplo, nombre de una joya preciosa). Los probandos oían las cuestiones a través de unos auriculares y las contestaban oralmente usando un micrófono, lo que permitía examinar sus latencias. Asimismo, se les pidió que resolvieran, lo más rápido posible, unos ejercicios de símbolos y patrones que aparecían en la pantalla de un ordenador.

Por otro lado, los autores evaluaron la inteligencia y la personalidad de los cerca de 400 probandos mediante cuestionarios (la Escala de inteligencia de Wechsler para adultos y el Inventario de Personalidad NEO). También pidieron a amigos de los participantes que valoraran su carisma y competencia social. ¿Resultado? Cuanto mejor era el rendimiento de los probandos en los test de rapidez, más destacaban los amigos la personalidad carismática del sujeto. Esta correlación se manifestaba con independencia de la formación académica e inteligencia del individuo evaluado así como de otras características de la personalidad.

Según los autores, la rapidez mental constituye un factor importante en la inteligencia social, ya que permite juzgar las demandas situacionales de manera rápida así como considerar un amplio repertorio de respuestas y elegir la más adecuada en un breve espacio de tiempo. También indican que los «pensadores veloces» idean antes respuestas inspiradas e ingeniosas. En pocas palabras, son más hábiles a la hora de realizar asociaciones humorísticas.

Más información en Psychological Science

Fuente: Christiane Gelitz / Spektrum.de

Contenidos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.