6 de Abril de 2022
Cognición

Las ratas son capaces de identificar melodías

La capacidad humana de reconocer canciones puede tener sus orígenes en habilidades presentes en otros animales.

Además de los humanos, otros animales reaccionan a los cambios superficiales de una melodía, según se ha comprobado en ratas. [iStock/ Pakhnyushchyy]

Los humanos, cuando escuchamos una canción que conocemos, podemos identificarla a pesar de que no sea una versión exacta a la original. Si suena en un tono más alto o bajo, a mayor o menor velocidad o si los instrumentos son diferentes a la versión que nos es familiar, somos capaces de identificarla. Un grupo de la Universidad Pompeu Fabra de Barcelona ha hallado que las ratas también presentan esa capacidad. El estudio se publica en Animal Cognition.

Para su estudio, los autores adiestraron a 40 ratas para que supieran distinguir una melodía: la segunda estrofa de «Cumpleaños feliz». En total, sometieron a los múridos a 20 sesiones (10 minutos por día) de familiarización de la canción. Después de esa primera fase de aprendizaje, se llevaron a cabo tres sesiones en las que se utilizaban versiones modificadas de la canción. Analizaron las respuestas de las ratas ante ciertos cambios de la melodía: la frecuencia determinada o altura (pitch), la velocidad (tempo) y el timbre. También se varió el instrumento con el que se interpretaba la canción: en la versjión original se utilizó un piano; en la modificada, un violín. ¿Resultado? Las ratas respondían de forma diferente a la versión familiar y a la alterada cuando la melodía se interpretaba con diferentes instrumentos, no sucedía así cuando se trataba de cambios en el pitch y tempo de la canción.

«Las ratas reconocieron la canción incluso cuando había cambios en la frecuencia y en la velocidad», afirma en un comunicado de prensa  Juan Manuel Toro, uno de los autores del estudio. Según agrega: «Pero cuando cambiábamos el timbre, ya no fueron capaces de reconocer la canción. Estos resultados sugieren que la capacidad para reconocer patrones por encima de cambios en pitch y tempo que observamos en los humanos puede tener sus orígenes en habilidades presentes en otras especies».

Existen mamíferos y aves que perciben los cambios en la frecuencia fundamental (entre ellos, el mono Rhesus), la velocidad (el león marino de y la cacatúa) y el timbre (los chimpancés, por ejemplo) de una melodía. «Sin embargo, los humanos procesamos la música percibiendo las estructuras musicales de forma relativa en lugar de absoluta. Es decir, con independencia de los cambios de superficie en características como el tono, el tempo y el timbre», señala Toro.

Fuente: UPF

Referencia: «Detecting surface changes in a familiar tune: exploring pitch, tempo and timbre». Paola Crespo-Bojorque et al., publicado en línea en Animal Cognition, 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.