Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

26 de Diciembre de 2018
Planetas

Los anillos de Saturno desaparecen más deprisa de lo que se pensaba

¿Ya no habrá anillos de Saturno dentro de cien millones de años? Según nuevas mediciones, desde ellos cae hacia el planeta mucha más masa de lo que se suponía.

 

Loa anillos de Saturno son efímeros comparados con la duración del propio planeta [NASA / JPL-Caltech / SSI / Ian Regan, fragmento]

Los anillos de hielo de Saturno están entre las estructuras más impresionantes del sistema solar. Sin embargo, el tiempo corre para ellos inexorablemente. Cada segundo pierden alrededor de tonelada y media de hielo de agua, según los expertos del Centro de Vuelos Espaciales Goddard, de la NASA; esa masa cae hacia el planeta. Si tal ritmo es el habitual, los anillos desaprecerán por completo en 300 millones de años; encima hay que tener en cuenta que semejante «lluvia de anillos» no es más que una parte de la masa que pierden. Sumadas todas las pérdidas conocidas, los anillos solo durarán cien millones de años, añade el grupo de investigadores. En comparación con el plazo de vida de Saturno, que perdurará aún miles de millones de años, no serían sino un fenómeno efímero.

Como explica el equipo del planetólogo James O'Donoghue en Icarus, ese ritmo de las pérdidas lo calculan a partir de la concentración de los iones H3+ en la atmósfera superior de Saturno. Cuanto más agua de los anillos cae sobre el planeta, más larga es la vida de esas partículas cargadas, y con ello su densidad, y más intensa es también su emisión en infrarrojos, que el grupo observó con el telescopio Keck, en la cima del Mauna Kea. Ocurre, sin embargo, lo contrario donde la abundancia del material helado que cae supera un umbral; entonces, la densidad de ese ion de hidrógeno disminuye. Y ambas cosas pasan, según las latitudes, y así han podido calcular el flujo de hielo desde los anillos. 

Que los anillos no se crearon al principio del sistema solar, al contrario de lo que se supuso durante mucho tiempo, es algo que está claro desde hace poco: se debieron de originar hace unos cientos de millones de años. No puede asombrar, pues, que desaparezcan en no mucho tiempo. Sin embargo, la pérdida de masa es inesperadamente grande; la NASA dice que se trata «del peor de los casos».

El último retrato de Saturno por la sonda Cassini: 96 fotos que tomó el 13 de abril de 2017 se combinan en esta imagen [NASA / JPL-Caltech / SSI / Ian Regan].Lars Fischer / spektrum.de

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Spektrum der Wissenschaft.

Referencia: «Observations of the chemical and thermal response of 'ring rain' on Saturn's ionosphere», de James O'Donoghue et al. en Icarus, en prensa (el Internet desde el 6 de noviembre de 2018).

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.