19 de Agosto de 2021
COVID-19

Los anticuerpos indican quién está protegido por la vacuna de Moderna

Un nuevo trabajo parece confirmar que un nivel bajo de anticuerpos neutralizantes constituye un marcador de vulnerabilidad frente a la COVID-19.

El nivel en sangre de anticuerpos neutralizantes podría servir para predecir la eficacia de las futuras vacunas contra la COVID-19. [koto_feja/iStock/Getty Images]

El nivel de anticuerpos en sangre permite estimar la protección que confiere la vacuna de Moderna contra la COVID-19. Según los resultados de un trabajo reciente, las personas que tras ser vacunadas presentan niveles comparativamente bajos de anticuerpos tendrían más probabilidades de desarrollar infecciones sintomáticas.

El estudio, aparecido a mediados de agosto en el repositorio de prepublicaciones medRxiv, se centró en los anticuerpos neutralizantes, los cuales son capaces de bloquear la infección vírica de las células. Los autores midieron los niveles de estos anticuerpos en cerca de 50 participantes vacunados que desarrollaron infecciones sintomáticas, y después los compararon con los de individuos de un grupo de control que no fueron diagnosticados con COVID-19.

Según el análisis, los sujetos con niveles indetectables de anticuerpos neutralizantes tendrían una probabilidad unas diez veces mayor de desarrollar COVID-19 que aquellos cuyos niveles se situaban en el percentil 90 de todos los participantes del estudio. Este resultado concuerda con otro hallazgo de los autores referido en el mismo artículo: que la mayor parte de la protección conferida por la vacuna de Moderna es debida al nivel de anticuerpos neutralizantes.

David Benkeser, coautor del estudio y bioestadístico de la Universidad Emory, advierte que el análisis no significa que haya un umbral de anticuerpos que garantice la protección. «No quiere decir que si alguien no tiene los anticuerpos suficientes vaya a convertirse en un blanco fácil, ni que si se alcanza un número mágico la protección vaya a ser del cien por cien», aclara.

El experto espera que el análisis ayude a identificar un marcador que permita predecir la protección que ofrecen las vacunas contra la COVID-19. El objetivo es importante porque, si se lograse, haría posible estimar la eficacia de nuevas vacunas a partir de la respuesta inmunitaria de un número relativamente pequeño de personas, en lugar de tener que recurrir a ensayos clínicos a gran escala.

El estudio también podría ayudar a determinar hasta qué punto las nuevas variantes del coronavirus, como la delta, consiguen sortear la protección que ofrece la vacuna de Moderna, así como los posibles beneficios de dosis adicionales. En cualquier caso, todas estas aplicaciones deberán ser validadas, añade Benkeser, cuyo trabajo aún no ha sido revisado por pares.

Miles Davenport, inmunólogo del Instituto Kirby de Sídney, opina que el estudio es importante ya que apunta a una relación clara entre niveles elevados de anticuerpos y un menor riesgo de contraer COVID-19. Sin embargo, señala que la mayoría de los participantes del ensayo de la vacuna Moderna presentaron una respuesta inmunitaria bastante robusta. Ello hace que sea difícil determinar con seguridad los efectos de un nivel bajo de anticuerpos, incluidos los relacionados con aquellas variantes del SARS-CoV-2 capaces de evadir estas defensas.

Predecir el comportamiento de las variantes

En un trabajo reciente, Davenport y otros investigadores intentaron determinar el grado de protección de las vacunas sobre las nuevas variantes del virus. Para ello, se basaron en datos de anticuerpos y en los ensayos de siete vacunas contra la COVID-19, incluida la de Moderna. En los experimentos de laboratorio, los anticuerpos neutralizantes han venido mostrando una eficacia menor contra las nuevas variantes que contra la cepa original del SARS-CoV-2.

Según los resultados de Davenport y sus colaboradores, publicados el 13 de agosto en el repositorio medRxiv, tales ensayos predicen con acierto los resultados de los estudios epidemiológicos relativos a la eficacia de las vacunas en aquellos lugares donde está presente una variante específica del virus. El hallazgo aún no ha sido revisado por pares. Con todo, Davenport cree que una herramienta así debería permitir tomar rápidamente el pulso a cualquier nueva variante que pueda surgir.

Christiane Gelitz

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Nature Resarch Group.

Referencias: «Immune Correlates Analysis of the mRNA-1273 COVID-19 Vaccine Efficacy Trial»; Peter B. Gilbert et al. en medRxiv, 15 de agosto de 2021. «SARS-CoV-2 variants: levels of neutralisation required for protective immunity»; Deborah Cromer et al. en medRxiv, 13 de agosto de 2021.

Encuentra aquí todos los contenidos de Investigación y Ciencia sobre la pandemia de COVID-19. También puedes acceder a los artículos publicados por Scientific American y otras de sus ediciones internacionales a través de esta web.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.