2 de Diciembre de 2020
Paleogenética

Los caballos no se domesticaron en Anatolia

Según el análisis de los genes de 111 caballos de la meseta anatolia y del sur del Cáucaso, el caballo fue introducido en Anatolia ya domesticado unos 2000 años antes de nuestra era.

Probablemente, la domesticación de los caballos, un desarrollo de la mayor importancia histórica, se produjo en las estepas pónticas, en parte en Ucrania, como la que se ve en esta imagen [YegorGeologist].

¿Dónde se domesticaron los caballos? La investigación al respecto no cesa. En un principio se pensó en varias regiones, de la península ibérica a Kazajistán, pasando por las «estepas pónticas» (al norte del mar Negro) y Anatolia (la parte asiática de la actual Turquía). La península ibérica y Kazajistán se han descartado ya: los estudios genéticos mostraron que sus poblaciones de caballos salvajes contribuyeron muy poco o nada al genoma del caballo doméstico. Según un nuevo estudio de un equipo internacional, publicado en Science Advances (y cuyos primeros coautores son Silvia Guimaraes, del Instituto Jacques Monod de París y ahora en la Institución Milà i Fontanals de Barcelona y la Universidad de Oporto, y Benjamin S. Arbuckle, de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill), Anatolia tampoco fue el centro de la domesticación inicial del caballo actual (Equus caballus); parece que los caballos ya domesticados se introdujeron allí, en buen número, unos dos mil años antes de nuestra era.

Antes de que el equipo de paleogenetistas abordase el caso de Anatolia, la situación era paradójica: estaba claro que la domesticación del caballo había cambiado el curso de la historia de las civilizaciones del oeste asiático, pero se ignoraba dónde y cuándo tuvo lugar aquel acontecimiento. La arqueología y los textos cuneiformes muestran que en Mesopotamia se introdujeron caballos a los que denominaban «burros de las montañas» unos 2500 años antes de nuestra era como muy tarde, procedentes de las regiones montañosas vecinas. Entre ellas estaba Anatolia, donde la altitud media es de mil metros, con sus montañas que rodean una vasta meseta esteparia, muy propicia para los caballos. Se sabía además que las poblaciones anatolias de cazadores-recolectores habían explotado siempre los caballos salvajes de su entorno. Todos estos indicios apuntaban a Anatolia como posible centro de la domesticación del caballo. Pero el equipo de investigadores lo ha contradicho.

Lo lograron examinando los genes aún presentes en los restos de 111 equinos procedentes de ocho yacimientos de Anatolia y seis del Cáucaso; cubren el período que va del 9000 al 500 antes de nuestra era. Gracias a una técnica bien probada, estudiaron en el genoma mitocondrial (el ADN de las mitocondrias, los orgánulos que generan la energía de las células) 18 grupos de genes mitocondriales que se transmiten en bloque (o «haplogrupos»), aunque solo, por ser mitocondriales, de forma matrilineal. Además, han secuenciado y analizado seis regiones del cromosoma Y, el cromosoma sexual masculino. Por último, el análisis de 8 grupos diferentes de siete genes nucleares les permitió establecer el color del pelaje de los caballos.

Estos marcadores genéticos revelan que con anterioridad a hace 2000 años antes de nuestra era en los caballos de Anatolia solo se encontraban los haplogrupos mitocondriales P y X (este no registrado antes); son originales: distinguen a los antiguos caballos salvajes de Anatolia de las poblaciones de las regiones circundantes. Esa exclusividad refleja la situación geográfica de la mesenta central de Anatolia, rodeada por todas partes por barreras geográficas naturales. Después del 2000 de antes de nuestra era, sin embargo, el haplotipo P se vuelve más raro (el X había desaparecido para el 3300 antes de nuestra era). En cambio, son 13 los haplotipos mitocondriales que se encuentran en las muestras que el equipo ha analizado posteriores a esa época; los linajes identificados están todos representados en los caballos modernos y en los de finales del neolítico y principios de la Edad de Bronce en Europa del Sur, pero también en los de Kazajistán, en la estepa euroasiática, pues. Un detalle notable: los investigadores dieron también con los genes de una mula (cruce de burro y yegua) del yacimiento de Çadir Höyük, en la meseta de la Anatolia central; es la más antigua que se haya documentado genómicamente en el sudoeste asiático.

Estas constataciones dan a entender, por una parte, que Anatolia no es la región donde se domesticaron los ancestros de nuestros caballos; y por otra, que los caballos domésticos llegaron allá (y al sur del Cáucaso) unos 2000 años antes de nuestra era, seguramente desde la estepa eurasiática. La eliminación de Anatolia lleva a buscar la cuna de la domesticación de los caballos al norte del mar Negro, en las estepas pónticas.

François Savatier / Pour la Science

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con permiso de Pour la Science.

Referencia: «Ancient DNA shows domestic horses were introduced in the southern Caucasus and Anatolia during the Bronze Age», de Silvia Guimaraes et al., en Science Advances, 16 de septiembre de 2020, volumen 6, número 38, eabb0030.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.