Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 12/03/2014

Etología

Los elefantes distinguen las voces

Los elefantes africanos de la sabana son capaces de reconocer la etnia, el sexo y la edad de los humanos por su voz.

PNAS

Menear

Los investigadores reprodujeron las voces humanas a través de altavoces que se encontraban a 50 metros de distancia de los elefantes. [Graeme Shannon / Wildlife Research]

Los humanos constituyen una de las grandes amenazas para los elefantes que viven libertad, aunque no todas las personas son igual de peligrosas. Los elefantes parecen saberlo. Según investigadores de la Universidad de Sussex, estos animales son capaces de distinguir a los humanos inofensivos de los enemigos por sus respectivas voces.

Tras grabar a hombres, mujeres y niños de la etnia masái diciendo en su lengua materna «mira, mira, por allá se acerca un grupo de elefantes» así como a varones de la tribu kamba anunciando el mismo mensaje, los científicos reprodujeron las grabaciones durante días ante las manadas de elefante africano de la sabana (Loxodonta africana) que viven en el Parque Nacional Amboseli, en Kenia. En este lugar, los masái entran con frecuencia en conflicto con los elefantes y matan a algunos ejemplares, mientras que los miembros de la tribu kamba, comunidad que habita a las afuertas de la zona protegida, apenas representan una amenaza para los enormes mamíferos.

Los masái suenan más peligrosos

A través de filmaciones con videocámara, los investigadores observaron que los elefantes eran capaces de reconocer y distinguir el grado de amenaza de los humanos por su voz: si esta pertenecía a un varón masái, la manada manifestaba un comportamiento de defensa (los individuos dedicaban más tiempo a olfaterar el terreno, agudizaban su sentido auditivo o se retiraban del lugar de donde procedía la voz). El grado de atención que mostraban los elefantes se correspondía con la amenaza pontencial que les suponía la voz que oían.

Los elefantes también sabían distiguir el sexo del hablante: al modular la voz de un varón masái para que sonara como la de una mujer, los animales reconicieron el engaño, pues reaccionaron como si hubiese sido una voz masculina la que hablaba.

Capacidad innata o aprendida

Aunque todavía se desconoce si los elefantes nacen con esta capacidad, Karen McComb, una de las autoras de la investigación, sospecha que se trata de un comportamiento aprendido. «Aunque los ataques de los masái han disminuido en los últimos años, es obvio que provocan un miedo elevado entre los elefantes. Es probable que este temor se transmita a los elefantes jóvenes a través del ejemplo de sus matriarcas que sí recuerdan los ataques con lanza de hace mucho tiempo», señala.

Vídeo de un momento de la investigación llevada a cabo por el equipo de la Universidad de Sussex [Graeme Shannon] :

Más información en PNAS

Fuentes: Gehirn und Geist / Nature