18 de Enero de 2023
Sociología

Los hombres siempre han tenido hijos más tarde que las mujeres

Gracias al análisis del ADN, un equipo de investigadores ha calculado la edad de los progenitores cuando nacieron sus hijos durante los últimos 250.000 años.

[FORTEPAN-Lakatos Mária, Reconocimiento-CompartirIgual 3.0 Unported (CC BY-SA 3.0)]

Según un estudio reciente, durante toda la historia de la humanidad, los hombres han tenido hijos, por término medio, más tarde que las mujeres. La investigación se centró en el análisis de las mutaciones genéticas presentas en el ADN de los humanos modernos para crear una cronología sobre la edad que tenían las personas cuando concibieron a sus hijos durante los últimos 250.000 años, cuando surgió nuestra especie. Y en ella se puede apreciar con claridad que, por término medio, los hombres han concebido a sus hijos siete años más tarde que las mujeres.

Al no disponer de registros históricos, averiguar en qué momento de sus vidas las personas han tenido hijos es una tarea complicada. En los últimos años, las tecnologías de secuenciación y los bancos de datos genéticos han permitido a los investigadores buscar pistas en el ADN. Pero los cálculos realizados hasta entonces se habían limitado a los últimos 40.000 años más o menos. Para buscar más atrás, Richard Wang, genetista evolutivo de la Universidad de Indiana en Bloomington, rastreó, junto a su equipo, las mutaciones que surgieron de forma espontánea en el ADN de los humanos modernos.

Todos los niños y niñas portan mutaciones ausentes en el genoma de sus progenitores. Surgen cuando el ADN se daña después de la concepción, o se deben a errores aleatorios producidos durante la división celular. Los autores de este nuevo estudio creen que los progenitores de más edad pasan más mutaciones que los de menor edad. Además, también existen diferencias entre hombres y mujeres.

Rastreador de mutaciones

Wang y su equipo utilizaron un software para escudriñar los datos de un estudio sobre unos 1.500 islandeses y sus progenitores que analizaba la edad de concepción y los cambios genéticos producidos durante tres generaciones. El programa aprendió a asociar determinadas mutaciones y sus frecuencias con la edad y el sexo de los progenitores. A continuación, el equipo aplicó el modelo recién entrenado a los genomas de 2.500 personas modernas que viven en todo el mundo, para identificar con él las mutaciones que surgieron en distintos momentos de la historia humana.

Al averiguar cuándo surgieron estas mutaciones, el equipo fue capaz de elaborar un mapa de la edad media de las madres y los padres a lo largo de los últimos milenios. Hallaron que, durante los últimos 250.000 años, la edad media general de concepción era de 26,9 años. Pero al analizar los datos por sexo vieron que la edad promedio en la que los hombres tenían un hijo era de 30,7 años, mientras que la de las mujeres era de 23,2 años. Estos números variaban con el paso del tiempo, pero el modelo mostraba que, por regla general, los hombres siempre tenían hijos a mayor edad que las mujeres.

Wang cree que posible que ese desfase se produzca porque, biológicamente, los hombres pueden tener hijos a mayor edad que las mujeres, razón que explicaría el aumento del promedio.

Presión social

Mikkel Schierup, genetista de poblaciones de la Universidad de Aarhus, cree que también hay que tener en cuenta los factores sociales, por ejemplo, la presión que sufren los hombres en las sociedades patriarcales para alcanzar un determinado estatus antes de ser padres.

Priya Moorjani, genetista de poblaciones de la Universidad de California en Berkeley, cree que este modelo no tiene en cuenta otros factores (entre ellos la exposición ambiental) que podrían determinar cuándo aparecen las mutaciones. Moorjani y otros especialistas expusieron en un artículo publicado en una web de preimpresión en junio que este hecho significa que las mutaciones provocadas por diversos factores se atribuirían de manera injusta a la edad de los progenitores, lo que sesgaría los resultados de estudios de este tipo.

Aunque esta es una preocupación lógica, Wang señala que el estudio de su equipo tuvo en cuenta otros posibles factores causantes de mutaciones. Schierup cree que si queremos averiguar con más precisión cual es la edad promedio a la que las personas se convirtieron en padres será necesario muestrear más poblaciones. Mientras tanto, afirma, este estudio proporciona «estimaciones sensatas» que pueden ayudar a los investigadores a conocer mejor la vida de los primeros humanos.

Freda Kreier/Nature News

Artículo traducido y adaptado por Investigación y Ciencia con el permiso de Nature Research Group.

Referencia: «Human generation times across the past 250,000 years». Richard J. Wang et al. en Science Advances, vol. 9, n.º 1, 6 de enero de 2023.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.