Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

19 de Diciembre de 2018
Psicología del deporte

Mejor fuerza que belleza

Los comentarios de los entrenadores que se refieren a la salud y condición física motivan y aumentan más la autoestima que los que destacan una mejora de la imagen corporal.

El ejercicio físico puede mejorar el estado de ánimo y la satisfacción corporal, sobre todo si su práctica está enfocada a la salud y a la fuerza física. [iStock/Gradyreese]

Las palabras de motiviación de los entrenadores de gimnasio tienen más efecto en las mujeres si se refieren a la fuerza y a la salud que al aspecto físico. A esta conclusión han llegado investigadores de la Universidad del Noroeste, en Estados Unidos, después de analizar el estado anímico de algo más de doscientas mujeres tras realizar una sesión de ejercicio de mantenimiento. Los resultados se publican en Journal of Clinical Sport Psychology.

«Nuestro objetivo era determinar si los efectos psicológicos de una clase de mantenimiento físico variaban en función de si el instructor hacía comentarios motivadores centrados en la imagen o en la salud», explica Renee Engeln, autora principal del estudio.

Más satisfacción personal

Tras una sesión de ejercicio físico, las participantes, todas ellas universitarias, informaron sobre más emociones positivas y un mayor sentimiento de satisfacción con su cuerpo y consigo mismas si el instructor las había animado con comentarios como: «Este ejercicio es crucial para desarrollar la fuerza en las piernas» «Estos son los músculos que ayudan a correr, saltar, ¡a esprintar como un superhéroe!». Las participantes asignadas al azar a una sesión en la que el instructor hacía comentarios centrados en la apariencia corporal, como «¡Este ejercicio destruye la grasa de las piernas! ¡No más muslos gruesos! ¡Deshazte de esa celulitis!», no mostraron el mismo efecto beneficioso. Al final de la sesión, los autores pidieron a las mujeres que describieran con tres palabras cómo se sentían. Las participantes que escucharon comentarios centrados en la apariencia corporal eran más propensas a escribir cosas como «avergonzada» y «disgustada conmigo misma». En cambio, las que habían participado en las clases con palabras enfocadas a la salud y fuerza física tendían a escribir adjetivos como «realizada» o «fuerte».

Según Engeln, el estudio es un recordatorio más de que las palabras realmente importan. «Todas las mujeres de este estudio hicieron los mismos ejercicios, en la misma sala y con la misma música; solo el hecho de modificar el guión que usó el instructor de mantenimiento físico tuvo un impacto notable en la forma en la que se sintieron consigo mismas después». Los autores concluyen que su estudio apoya los hallazgos sobre el beneficio del ejercicio físico para el estado de ánimo y la satisfacción corporal, pero también sugiere que un entrenamiento más enfocado en la salud y la condición física puede comportar mejores resultados.

Fuente: Universidad del Noroeste/ Hilary Hurd Anyaso

Referencia: «Tone it down: how the motivational comments of fitness instructors determine women's body satisfaction», de R. Engeln, M. Shavlik y C. Daly publicado en línea en Journal of Clinical Sport Psychology, 2018.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.