7 de Marzo de 2022
Arqueología

¿Momias de hace 8000 años?

Los restos hallados en la década de los sesenta en un yacimiento de Portugal parecen indicar que los cazadores-recolectores europeos ya preservaban a sus muertos hace ocho milenios.

La investigadora Rita Peyroteo Stjerna, trabajando con los esqueletos mesolíticos exhumados en la década de 1960 en el valle portugués del Sado. La postura y el estado de conservación de los cuerpos podrían indicar que los cazadores y recolectores europeos ya practicaban la momificación de cadáveres hace 8000 años. [José Paulo Ruas]

La momificación es el proceso de conservación de un cadáver. Sin duda, las momias más famosas son las egipcias, que se lavaban, evisceraban, secaban, embalsamaban y vendaban con esmero. No obstante, en otras culturas también se generalizaron varias prácticas de momificación, y un cuerpo también puede momificarse de forma natural. Recientemente, un equipo de investigación dirigido por Rita Peyroteo-Stjerna, de la Universidad de Upsala, ha hallado indicios de que en Europa se podrían haber momificado cuerpos desde hace 8000 años, mucho antes de lo que se pensaba.

El grupo analizó unas fotos descubiertas hace poco, que muestran los restos de trece individuos exhumados en la década de los sesenta en un yacimiento mesolítico del valle del Sado, en Portugal. Los científicos observaron detenidamente la posición de los huesos en el interior de las tumbas y aplicaron sus conocimientos sobre la descomposición de los cuerpos humanos con el paso del tiempo. También tuvieron en cuenta los resultados de unos experimentos de descomposición de cadáveres y momias realizados por un grupo de antropólogos forenses de Texas.

En algunos de los esqueletos de 8000 años de antigüedad los autores descubrieron signos de lo que denominan «momificación natural guiada»: los cuerpos se habrían secado durante un largo período de tiempo mientras los mantenían en cuclillas comprimiéndolos con cintas o vendas. Esa técnica habría permitido transportar los cuerpos con facilidad y asegurar su integridad anatómica, como explican los investigadores en un artículo publicado en European Journal of Archaeology.

El hecho de que algunos cuerpos parezcan haber sido enterrados en una posición muy flexionada, con las piernas dobladas por las rodillas y próximas al tronco, apunta a ese proceso de momificación. Además, se han preservado hasta las articulaciones más lábiles, como algunas de los pies (metatarsos y falanges), lo que resulta inusual en un estado no momificado.

Sin embargo, en conjunto, Peyroteo-Stjerna y sus colaboradores no han hallado sino posibles indicios de que la momificación de cadáveres fuera ya una práctica común en Europa hace 8000 años. Dado que los tejidos blandos no suelen tardar en descomponerse, es muy difícil demostrar la momificación tras un período de tiempo tan prolongado. Las momias artificiales más antiguas descubiertas hasta ahora datan de hace unos 7000 años y pertenecen a los cazadores-recolectores de la cultura Chinchorro, que habitaron el desierto de Atacama, en el norte de Chile. Sin embargo, la mayoría de las momias conocidas tienen entre 100 y 4000 años de antigüedad.

Daniela Mocker

Referencia: «Mummification in the Mesolithic: New approaches to old photo documentation reveal previously unknown mortuary practices in the Sado Valley, Portugal», Rita Peyroteo-Stjerna et al. en European Journal of Archaeology, 3 de marzo de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.