Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarle el uso de la web mediante el análisis de sus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúa navegando, consideramos que acepta nuestra Política de cookies .

Actualidad científica

  • 18/10/2018 - Sordera

    ¿Restaurar la pérdida de audición?

    Experimentos realizados en ratones identifican una proteína cuya estimulación promovería la regeneración de las células sensoriales dañadas por el exceso de ruido o la edad.

  • 17/10/2018 - astronomía

    Pero ¿cómo se forman realmente los planetas?

    Como un coche que pesa el doble que el acero con que lo hicieron, los exoplanetas tienen una masa mucho mayor que el material del que surgen. Este nuevo hallazgo pone en entredicho las teorías de la formación planetaria.

  • 17/10/2018 - Comportamiento

    Por qué vivir en pareja engorda

    Los hábitos comunes que se adquieren durante la convivencia son los responsables del aumento de peso.

  • 16/10/2018 - astronomía

    Grandes penitentes de Europa

    Recuerdan a los nazarenos de una procesión, con sus ropas blancas y sus capirotes. Son unas agudas cuchillas de hielo que se juntan a cientos en neveros o campos de hielo. Y no las hay solo en la Tierra.

  • 16/10/2018 - Nutrición

    Aquello que comemos puede afectar a nuestros bisnietos

    En ratones, la sobrealimentación de los progenitores promovería la aparición de conductas de drogadicción e induciría cambios metabólicos característicos de la obesidad en sus descendientes. Los efectos se observarían a lo largo de tres generaciones.

Síguenos
  • Google+
  • RSS
  • Noticias
  • 12/12/2017

CÁNCER

Nanotubos de carbono y cáncer ¿Hay riesgos?

Demuestran que algunas nanofibras largas podrían tener el mismo efecto que el amianto y favorecer la formación de mesoteliomas.

Current Biology

Menear

Los nanotubos de carbono largos y delgados son biopersistentes como el amianto. Ambos compuestos, además de compartir características físicas, favorecen la formación de mesoteliomas, tumores localizados en la membrana que recubre los pulmones. En la imagen, estructura de un nanotubo de carbono. [Wikimedia Commons]

También te puede interesar

Comprender el cáncer Comprender el cáncer Ene/Mar 2015 Nº 79

¿Cómo se origina y se propaga el cáncer? ¿De qué herramientas disponemos para hacerle frente? Descubre en este monográfico los avances en el conocimiento de la biología del cáncer, los tratamientos innovadores para luchar contra la enfermedad y las repercusiones psicológicas que se producen en los pacientes.

Más información

Cada año, la industria produce varios miles de toneladas de nanotubos de carbono. Más resistentes que el acero, estos compuestos tienen múltiples aplicaciones, como la fabricación de equipos deportivos, ordenadores, materiales de construcción o prótesis ortopédicas, e incluso el desarrollo de nuevas terapias génicas. Sin embargo, recientemente, científicos de la Unidad de Toxicología del Consejo Médico de Investigación en Leicester han demostrado que aquellos nanotubos con una longitud superior a 15 micras podrían ser cancerígenos. Según sus resultados, este tipo de fibras, consideradas largas, favorecerían la formación de mesoteliomas, un tipo de tumores asociados a la exposición al amianto, o asbesto. La revista Current Biology publica la investigación.

Durante el estudio, los investigadores compararon los cambios inducidos por las fibras largas de amianto y los nanotubos de carbono largos en el tejido pleural, donde mayormente se desarrollan los mesoteliomas. Seis meses después de la exposición, esta membrana que recubre ambos pulmones mostró alteraciones a nivel molecular, así como lesiones de carácter inflamatorio. Concretamente, los dos materiales incrementaron la proliferación celular y activaron vías de señalización oncogénicas, responsables de la transformación de células normales en tumorales. Además, al cabo de veinte meses, según la dosis recibida, entre el 10 y el 25 por ciento de los ratones desarrolló un mesotelioma. Un porcentaje muy parecido al de las personas expuestas al amianto.

Progresión del tumor y cambios epigenéticos

Para los científicos resultó interesante descubrir que las vías de señalización oncogénicas alteradas en ratones también cambiaban en muestras de pacientes. Ello les llevó a estudiar el gen supresor de tumores Cdkn2a, así como las proteínas p16 y p19, todos ellos afectados en mesoteliomas humanos. El análisis confirmó su hipótesis: tanto los nanotubos de carbono como las fibras de amianto indujeron en estos genes cambios epigenéticos que silenciaron su expresión. Por consiguiente, la exposición a los compuestos anuló su función como inhibidores de la proliferación celular y favoreció la progresión del mesotelioma.

Sin embargo, cabe destacar que no todos los nanotubos resultaron patogénicos; solo los de mayor longitud. Estos nanomateriales largos, delgados y biopersistentes, que se acumulan en los organismos, son muy parecidos en estructura y características físicas a las fibras de amianto. Con su estudio, los investigadores buscan informar y concienciar a los fabricantes sobre el uso de nanofibras más seguras. El sistema inmunitario puede reconocer nanotubos más cortos o gruesos, fagocitarlos y eliminarlos. Por tanto, no es necesario renunciar a tecnologías emergentes producidas con nanomateriales.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Long-fiber carbon nanotubes replicate asbestos-induced mesothelioma with disruption of the tumor suppressor gene Cdkn2a (Ink4a/Arf)» de T. Chernova et al. en Current Biology, 27, 3302-3314, 6 de noviembre de 2017.

Artículos relacionados

Revistas relacionadas