Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

6 de Octubre de 2014
PREMIOS NOBEL

Nobel de fisiología o medicina 2014

Premio por el descubrimiento de células responsables del posicionamiento en el cerebro.

Medalla del premio Nobel de fisiología o medicina. [Fundación Nobel]

El premio ha sido otorgado este año a John O'Keefe, del Colegio Universitario de Londres y al matrimonio May-Britt y Edvard Moser, de la Universidad Noruega de Ciencia y Tecnología. Los galardonados han descubierto un sistema de posicionamiento en el cerebro, una suerte de «GPS interno» que nos permite orientarnos en el espacio, hallar el camino de un lugar a otro y almacenar esta información para encontrar de inmediato el camino la próxima vez que seguimos la misma ruta.

En 1971, John O'Keefe descubrió el primer componente de este sistema de posicionamiento. Averiguó que cuando una rata se situaba en un lugar determinado de un habitáculo siempre se le activaba un tipo de neuronas en una región del cerebro denominada hipocampo, mientras que cuando ocupaba otro lugar se activaban otras neuronas distintas. O'Keefe concluyó que esas «células de lugar» formaban un mapa del habitáculo.

Más de tres décadas después, en 2005, May-Britt y Edvard Moser descubrieron otro componente clave del sistema de posicionamiento del cerebro. Identificaron otro tipo de neuronas, que denominaron «células de cuadrícula» en una parte del cerebro llamada corteza entorrinal. Estas neuronas generan un sistema de coordenadas y permiten un posicionamiento preciso y la búsqueda del camino. Su investigación posterior demostró cómo ambos tipos de neuronas, las de lugar y las de cuadrícula, permitían determinar la posición en el espacio y a orientarse.

En los pacientes con enfermedad de Alzheimer, el hipocampo y la corteza entorrinal se ven a menudo alterados en una fase temprana. Los enfermos con frecuencia se desorientan y no pueden reconocer el entorno. El conocimiento sobre el sistema de posicionamiento del cerebro nos ayuda, por lo tanto, a entender el mecanismo que sustenta la pérdida devastadora de memoria espacial que afecta a las personas con esta enfermedad. El descubrimiento representa también un cambio de paradigma en nuestra comprensión de cómo grupos de células especializadas operan de modo conjunto para ejecutar funciones cognitivas superiores. Lo que abre nuevas perspectivas para la comprensión de otros procesos cognitivos, como la memoria, el pensamiento y la planificación.

Más información en Nobelprize.org

Fuente: Fundación Nobel

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.