21 de Septiembre de 2022
Psicología

Nos apegamos a la información como lo hacemos con los objetos

La pérdida monetaria o de bienes materiales suele afligirnos. Lo mismo ocurre con el conocimiento: a menudo lo tratamos como una propiedad.

Para muchas personas, el conocimiento es un tesoro tan valioso como los bienes físicos. [PIXABAY/ KABOOMPICS]

Se sabe que cuando se trata de un bien material, las personas solemos actuar de forma irracional: consideramos que los objetos que poseemos son más valiosos por la sencilla razón de que son nuestros, y lamentamos más una pérdida de lo nos alegra una ganancia equivalente. Estas distorsiones cognitivas («efecto de dotación» y «aversión a la pérdida», respectivamente) se producen con los bienes físicos o el dinero, pero también cuando se trata del conocimiento. En pocas palabras: tratamos la información de forma similar a las posesiones, según ha constatado un equipo de investigadores de las universidades de Innsbruck y Pittsburgh. Los resultado se publican en Psychological and Cognitive Sciences

Para su estudio, los autores solicitaron a 400 personas que decidieran si querían aprender tres hechos de forma inmediata o si preferían esperar y, de ese modo, «ganar» mayor información más adelante. Los participantes que elegían la segunda opción consideraban que, de esa manera, no sufrían ninguna pérdida. No obstante, ese supuesto éxito se manipuló de forma sutil: se pidió a todos los voluntarios que eligieran entre tres o cuatro datos. Los experimentadores habían explicado previamente a algunos de ellos que los tres datos se habían reservado en especial para ellos, lo que les daba la impresión de que tales conocimientos les «pertenecían». A continuación, se les indicó que eligieran entre esas tres informaciones o las otras cuatro. De los participantes que se les había sugerido la posesión del trío de conocimientos, el 68 por ciento prescindió de los cuatro datos, al parecer, porque tal opción les transmitía la sensación de una pérdida de su propiedad intelectual. En cambio, de los otros sujetos, más de la mitad escogió el paquete de cuatro informaciones.

Los economistas del comportamiento suelen considerar que el valor de la información se halla en que puede ayudar a tomar mejores decisiones. Sin embargo, en el estudio se trataba de conocimientos sin ninguna utilidad práctica (entre ellos, la respuesta a la pregunta: «¿En qué país es el unicornio el animal nacional?»). El hecho de que la información constituya una especie de posesión para nosotros y adquiera valor por ese motivo también se refleja en el lenguaje. De esta manera, hablamos de interactuar con la información como lo haríamos con un bien físico («consumir contenidos», por ejemplo) y describimos nuestro apego a las creencias personales del mismo modo que el apego a las pertenencias personales («aferrarnos» o «desprendernos» de nuestras creencias). «A menudo hablamos del conocimiento como si lo consumiéramos», afirma Christopher Olivola, coautor del estudio. 

Anton Benz

Referencia: «Loss aversion, the endowment effect, and gain-loss framing shape preferences for noninstrumental information». Yana Litovsky et al., publicado en línea en Psychological and Cognitive Sciences, agosto de 2022.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.