16 de Abril de 2012
Planetas

Nuevos datos sobre Mercurio

La sonda MESSENGER revela la existencia de un núcleo complejo y arroja luz sobre la topografía e historia geológica del pequeño planeta rocoso.

Mercurio ha sido hasta ahora el planeta interior del sistema solar menos explorado. En marzo del año pasado, la sonda espacial MESSENGER, de la NASA, logró situarse en una órbita estable a su alrededor, todo un hito en la investigación del pequeño planeta rocoso. Ahora, dos artículos publicados en el último número de la revista Science analizan las mediciones de precisión que la sonda ha estado llevando a acabo sobre el campo gravitatorio y la topografía del planeta. Las primeras han servido para que los investigadores deduzcan algunos detalles relativos a su estructura interna. Las segundas, además de detallar con una finura sin precedentes sus accidentes geográficos, han proporcionado nuevas pistas sobre su historia geológica.

El interior de Mercurio parece diferenciarse del de cualquier otro planeta del sistema solar. El núcleo terrestre, compuesto en su mayor parte de hierro y níquel, consta de dos partes: un núcleo interno sólido y otro externo de metal fundido. El de Mercurio, sin embargo, parece exhibir una capa más antes de llegar manto rocoso. Se trata de una fase sólida que los expertos creen compuesta de sulfuro de hierro y a la que atribuyen un espesor aproximado de unos 100 kilómetros.

Por su parte, el altímetro láser con el que cuenta la sonda MESSENGER ha permitido recomponer el primer mapa topográfico de alta precisión del planeta:

La imagen muestra una proyección estereográfica de la superficie desde el polo norte y hasta los 5 grados de latitud sur. La extensión de las elevaciones en Mercurio se muestra notablemente menor que las de Marte o la Luna. Según los autores, las características en su topografía permiten deducir la existencia de cambios a gran escala posteriores a la era de formación de cráteres y de planicies volcánicas (las fases tempranas en la historia geológica del planeta). En el pasado, los expertos habían considerado inerte la corteza de Mercurio. Los datos obtenidos por la sonda de la NASA, sin embargo, parecen confirmar que el planeta habría sido geológicamente activo durante gran parte de su historia.

Mercurio reviste gran interés para los planetólogos, puesto que constituye un planeta rocoso llevado al extremo en lo que respecta a su tamaño, densidad y temperatura de superficie. Por ello, un mejor conocimiento de dicho planeta permite poner a prueba las teorías de formación y evolución de los planetas similares a la Tierra.

Más información y enlaces en Science y NASA.

- IyC

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.