Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

23 de Diciembre de 2020
Psicología

Perdonar sienta bien a la psique

Las personas que saben perdonar a sus congéneres son más felices y psicológicamente más sanas. Tratar con profundidad lo sucedido es importante para ello.

El perdón puede ser una herramienta para promover la salud mental y el bienestar. [iStock/ Antonio Guillem]

Cuando otra persona nos ha agraviado o lastimado, a menudo nos resulta difícil no guardarle rencor. No obstante, ser capaz de perdonar tiene un efecto positivo en la psique, según señala un estudio publicado en BMC Psychology.

Investigadores de la Universidad Harvard utilizaron los datos de 54.703 enfermeras de un estudio longitudinal a gran escala. En 2008, se preguntó a las participantes sobre su salud y determinadas conductas en su día a día. Entre otras cuestiones, se les pidió que indicaran con qué frecuencia habían perdonado a otra persona «por convicción espiritual o religiosa». Los autores compararon esta información con el bienestar de las participantes años después, en 2013 y 2015. ¿Resultado? El haber perdonado a otras personas se acompañaba de una mejor salud psicológica a largo plazo. Así, aquellas que tendían a ser indulgentes manifestaban menos síntomas de depresión y ansiedad, se sentían más felices y consumían menos alcohol.

Estudios anteriores ya habían sugerido que el perdón se encuentra vinculado con un menor padecimiento de trastornos mentales y una mayor satisfacción en la vida. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la tendencia a perdonar y el estado mental se evaluaron a la vez, lo que lleva a interpretar que a las personas mentalmente más estables les resulta más fácil perdonar a los demás. No obstante, subrayan los autores, su estudio a largo plazo sugiere que perdonar tiene un efecto positivo en la psique, no a la inversa.

«Sin embargo, este estudio solo se ocupó del perdón por motivos religiosos o espirituales», recalca el psicólogo Mathias Allemand, de la Universidad de Zúrich y quien no ha participado en la investigación. «Por tanto, sigue sin estar claro qué papel desempeña el perdón en sí mismo y qué puede atribuirse a la religiosidad o espiritualidad de los participantes».

Con todo, los autores destacan la eficacia de las intervenciones terapéuticas que implican el perdón o la reconciliación. Ahora bien, resulta esencial pensar en el perdón como una posible estrategia para lidiar con los desaires y las heridas, no definirlo como una meta, sostiene Allemand. «El perdón puede aportar ventajas, pero también desventajas. Si una persona cree que debe perdonarlo siempre todo por razones religiosas, por ejemplo, ello le puede resultar contraproducente y aumentar la sensación de presión». Y añade: «Por el contrario, ahondar en el tema y sopesar las diferentes opciones puede promover la autorreflexión y, por tanto, ayudar a superar la injusticia experimentada.»

Joachim Retzbach

Referencia: «Forgiveness of others and subsequent health and well-being in mid-life: a longitudinal study on female nurses». Katelyn N. G. Long et al. en BMC Psychology, vol. 8, n.o 104, 2020.

 

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.