Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

28 de Junio de 2013
cambio climático

Pescado tropical en la mesa

El sobrecalentamiento de los océanos ha afectado nuestros hábitos alimentarios en las últimas cuatro décadas.

El estudio de Cheung y sus colaboradores muestra que la composición de las capturas mundiales de pesca ha cambiado desde los años setenta, a causa de un aumento promedio de las temperaturas del océano. Un ejemplo es representado por el salmonete (Mullus surmuletus), una especie típica del Mediterráneo, que en las últimas décadas se ha desplazado hasta el Mar del Norte y las aguas de Noruega. [Wikimedia Commons]

Según un estudio publicado el pasado mes de mayo en la revista Nature, el aumento de la temperatura media del mar en las últimas cuatro décadas ha modificado la composición de las capturas mundiales de pescado, en términos de especies marinas. En concreto, los investigadores responsables del trabajo afirman que el cambio climático es quién decide el tipo de pescado que llega a nuestras mesas.

En general, los efectos del sobrecalentamiento de los océanos son observables en los cambios de la distribución de peces e invertebrados marinos en una región determinada, los cuales tienden a desplazarse hacia latitudes más altas y aguas más profundas. Un ejemplo es representado por el rápido aumento de las capturas de salmonete (Mullus barbatus), una especie típica de los mares cálidos, en las aguas del Reino Unido. Las pescas padecen así un efecto de «tropicalización» (las capturas están dominadas por especies adaptadas a las aguas más calientes del planeta). Sin embargo, hasta la fecha nadie había detectado la huella de este efecto del cambio climático.

William Cheung, de la Universidad de la Columbia Británica, y sus colaboradores han utilizado un método estadístico basado en la estimación de la temperatura media de captura (MTC, por sus siglas en inglés) para determinar las consecuencias del sobrecalentamiento oceánico en las capturas mundiales de pescado. En concreto, a partir de la distribución de 990 especies marinas en 52 ecosistemas entre 1970 y 2006, los autores han obtenido un modelo capaz de determinar la temperatura característica de cada una de ellas. De esta manera, han podido calcular un parámetro que define la captura media ponderada por cada «preferencia térmica».

Han descubierto así una correlación directa entre la tendencia regional de la temperatura superficial del mar y el valor proporcionado por el análisis MTC. Los resultados han mostrado que, en la década de los años setenta, las temperaturas en los ecosistemas tropicales aumentaron de manera sistemática, modificando la composición de las capturas en todo el mundo. Según los investigadores, los patrones calculados son independientes de otras formas de variabilidad oceanográfica a escala global y de la intensidad de la pesca. Además, sugieren que la composición de las capturas en las aguas más cercanos al ecuador se ha estabilizado en los últimos años, lo que implica que en estas regiones pueden proliferar solamente las especies que se adaptan a los mares más calientes del planeta.

Puesto que los cambios analizados se refieren a la situación global, Cheung y sus colaboradores pronostican que tendremos que adaptar nuestros hábitos alimentarios a las nuevas especies que, con el tiempo, irán apareciendo en las redes de pesca. En sus conclusiones ponen de relieve la necesidad inmediata de desarrollar planes de adaptación para minimizar el efecto de dicho calentamiento en la economía y en la seguridad alimentaria de las comunidades costeras, especialmente en las regiones tropicales.

Más información en Nature.

Fuente: Nature

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.