Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

3 de Febrero de 2021
Psicología

Placebo para potenciar la eficacia de la psicoterapia

Un supuesto «remedio natural» puede tener un efecto motivador en la terapia cognitivo-conductual para tratar la depresión. 

Un placebo puede motivar a los pacientes con depresión a practicar una técnica de relajación con mayor frecuencia y eficacia. [ìStock/ Zilli]

Un pretendido «remedio natural» ayuda a relajarse y alivia la depresión. Este es el resultado de un experimento realizado por investigadores de la Universidad de Graz en el marco de una breve psicoterapia de grupo. «El placebo cambió el comportamiento y la experiencia subjetiva de los participantes», informan los autores en Journal of Affective Disorders.

Para su estudio, los psicólogos invitaron a 126 adultos con depresión, en su mayoría mujeres, a cuatro sesiones terapéuticas de grupo semanales. En ellas, se informaba a las asistentes sobre el trastorno y las herramientas de intervención, entre ellas, técnicas de relajación. También se les daba trabajo para casa: debían practicar la relajación durante 15 minutos al día mediante una técnica de respiración, una de imaginación y una relajación muscular progresiva.

¿La estrategia del experimento? Diez minutos antes de los ejercicios, algunas participantes debían tomar tres gotas de un pequeño frasco con la etiqueta de «Raíz de rosa». Previamente, se explicó que ese remedio natural ayudaría a ganar fuerza interior y a despertar los poderes curativos propios del cuerpo.

El placebo, que en realidad era aceite de girasol, produjo el efecto esperado: las participantes que, supuestamente, reforzaron su estado anímico y físico con raíz de rosa afirmaron que habían experimentado una relajación más profunda. Además, practicaron los ejercicios con mayor frecuencia que el grupo que no había tomado placebo (dedicaron 18 días a la tarea en lugar de los escasos 11 días del grupo «sin placebo», de un total de 21 posibles). 

Asimismo, las gotas de placebo redujeron los síntomas depresivos, según constataron los autores a través del Inventario de Depresión de Beck, un cuestionario de uso habitual en la evaluación de los trastornos depresivos. En un inicio, ambos grupos, así como los participantes en lista de espera (grupo de control), obtuvieron puntuaciones medias de entre 22 y 24 (depresión moderada). Tras las sesiones, las personas que no habían tomado placebo obtuvieron unos 17 puntos (depresión leve); en cambio, el valor de las que habían recibido el «remedio natural» descendió hasta un 13,4, puntuación por debajo del umbral de la depresión leve.

Efecto motivador

El objetivo principal de los investigadores consistía en utilizar el placebo para ayudar a los participantes a llevar a cabo las actividades de relajación. Muchas personas con depresión adolecen de poca motivación y no logran concentrarse bien, por lo que a menudo les resulta difícil practicar ejercicios regulares en casa. Los psicólogos querían facilitarles la tarea. «Un placebo puede motivar a los pacientes con depresión a practicar una técnica de relajación con mayor frecuencia y eficacia», afirman los autores.

Su explicación del hallazgo: el supuesto «remedio natural» fomentó las expectativas de poder relajarse con el ejercicio. A diferencia del uso tradicional de los placebos, en este caso no se esperaba que el resultado se produjera sin más, sino que el propio comportamiento de los participantes permitiría el objetivo deseado.

Con todo, según señalan los autores, dado que los participantes eran principalmente mujeres con un diagnóstico de depresión leve o moderada, los resultados no pueden extrapolarse sin más a otros afectados. También destacan que quedan muchas preguntas por responder: ¿se produce el mismo efecto si los pacientes solo reciben el placebo, sin realizar ejercicios de relajación? ¿Y si saben desde un inicio que se trata de un placebo? Eso también podría ayudar, sugiere un estudio anterior. El efecto placebo no es imaginario ni se limita a la experiencia subjetiva: la expectativa de curarse libera los opioides del propio cuerpo. En el caso de los antidepresivos, se estima que el efecto placebo representa hasta el 50 por ciento del efecto total.

Christiane Gelitz

Referencia: «Utilizing placebos to leverage the effects of cognitive-behavioral therapy in patients with depression: Looking below the surface». Satish Suhas et al. en l Journal of Affective Disorders, vol. 281, págs. 145-146, febrero de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.