Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

9 de Septiembre de 2020
Comportamiento

Por qué algunas personas no pueden estar sin su móvil

Vinculan la nomofobia con una notable conducta obsesiva-compulsiva.

Las personas que presentan una conducta obsesiva-compulsiva se muestran más ansiosas cuando no disponen de su teléfono inteligente. [iStock/ Semenovp]

La sensación de pánico que sienten algunas personas cuando se alejan de su teléfono móvil inteligente podría estar relacionada con sentimientos de incompetencia e inferioridad. A esta conclusión han llegado investigadores de la Universidad Estatal de Ohio según publican en Computers in Human Behavior Reports. Pero no solo eso. También sugieren que estas personas tienden a ser más ansiosas y obsesivo-compulsivas en su vida diaria que sus congéneres.

Para un trabajo previo, Ana Paula Correia, una de las autoras de la investigación, elaboró un cuestionario con el fin de evaluar la confianza que los usuarios depositaban en su teléfono inteligente y explorar los niveles de nomofobia, es decir, del miedo a estar sin su móvil (la Asociación Estadounidense de Psiquiatría no reconoce la nomofobia como un diagnóstico).

En el reciente estudio, los autores entregaron ese mismo cuestionario a los a 495 participantes (poco más de la mitad eran mujeres) con edades comprendidas entre los 18 y 24 años, todos ellos de Portugal. Además, les pidieron que cumplimentaran otro test que valoraba determinados síntomas psicopatológicos, entre ellos ansiedad, obsesión-compulsión y sentimientos de incompetencia. Según informaron los sujetos, utilizaban su teléfono inteligente entre cuatro y siete horas al día, principalmente las aplicaciones relacionadas con las redes sociales.

Más estrés sin el móvil

Cuanto más utilizaban a diario su teléfono inteligente mayor era el estrés que sentían si carecían de él, constataron los investigadores. También observaron que cuánta más alta era la puntuación de los usuarios en el comportamiento obsesivo-compulsivo, más temían estar sin su teléfono. No hallaron una relación entre el sexo y la nomofobia. Según afirman, los resultados sugieren que las personas que experimentan tensión podrían ver sus teléfonos como una herramienta para manejar el estrés.

«La gente usa el móvil no solo como teléfono, sino para otras tareas, como acceder a los medios sociales, conectarse o saber lo que hacen sus influentes. Estar lejos del teléfono inteligente o que este apenas tenga batería puede cortar esa conexión y provocar sentimientos de inquietud en algunas personas», señala Correia.

Laura Arenschield

Referencia: «Nomophobia and lifestyle: Smartphone use and its relationship to psychopathologies». S. Gonçalves et al. en Computers in Human Behavior Reports, vol. 2, agosto/diciembre, 2020.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.