Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

18 de Julio de 2019
Enfermedades infecciosas

Por qué algunos individuos no enferman tras una infección vírica

Una investigación señala al estrés celular y la desregulación del metabolismo del sistema inmunitario como los factores que favorecerían una acción de defensa temprana asociada con la aparición de los síntomas.

Aunque pudiera parecer una paradoja, el estudio sugiere que, tras la infección, la respuesta inmunitaria casi inmediata aumenta la probabilidad de desarrollar la sintomatología, en ocasiones mortal, de ciertas enfermedades víricas. En la imagen, micrografía obtenida por microscopía electrónica de barrido de partículas del virus de la fiebre amarillas. [Wikimedia Commons]

La picadura de los mosquitos hembra de la especie Aedes aegypti, además de molesta, puede transmitir los virus que causan el Dengue, el Zika o la fiebre amarilla. Sin embargo, en algunos casos, estas infecciones cursan de forma asimptomática, es decir, los individuos afectados parecen no enfermar. ¿Por qué?

Según un estudio reciente, publicado por la revista Nature Medicine y liderado por Eng Eong Ooi y su equipo, del Colegio Médico Duke-NUS en Singapur, la respuesta se hallaría en el sistema inmunitario. En concreto, los científicos observaron que el estrés de estas células, junto con la alteración de su metabolismo, aumentaría la probabilidad de sucumbir a la infección.

En el ensayo, participaron más de 100 voluntarios sanos que recibieron la vacuna YF17D, una de las más efectivas y seguras, constituida por virus de la fiebre amarilla vivos y atenuados. Tras la inmunización, alrededor del 60 por ciento de los sujetos desarrollan febrícula moderada, hecho que permite estudiar los factores que determinan la aparición, o no, de los síntomas.

Para ello, los investigadores recolectaron muestras de sangre, cuyo análisis reveló alteraciones en las células inmunitarias de los sujetos enfermos, incluso antes de recibir la vacuna. En particular, las defensas de su organismo expresaban genes involucrados en la respuesta al estrés del retículo endoplasmático, una estructura celular involucrada en el plegamiento y transporte de proteínas. La sobrecarga del retículo endoplasmático favorece la inflamación, así como la activación del sistema inmunitario.

No obstante, esta no fue la única diferencia entre los voluntarios con síntomas y sus compañeros asimptomáticos. En los primeros, Ooi y sus colaboradores también observaron una reducción de la actividad metabólica del ciclo de Krebs, es decir, de la respiración celular aeróbica.

En conclusión, los autores postulan que la activación del sistema inmunitario, ocasionada antes de la infección vírica por el estrés celular y la desregulación metabólica, resultaría en una acción de defensa casi inmediata asociada con la aparición de la fiebre, así como otros síntomas.

En la actualidad, no existe un tratamiento eficaz contra la fiebre amarilla, el Dengue o el Zika, cuyo desarrollo puede ocasionar la muerte del paciente. Por consiguiente, reducir los factores que inducen estrés del retículo endoplasmático o normalizar el metabolismo podrían ayudar en la prevención de estas enfermedades. Asimismo, en un futuro, y a pesar de la paradoja, los autores investigarán si la supresión de la respuesta inmunitaria innata, la primera línea de defensa del organismo, resultaría una estrategia terapéutica eficaz.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Metabolic perturbations and cellular stress underpin susceptibility to symptomatic live-attenuated yellow fever infection», de K. R. Chan et al., en Nature Medicine, publicado el 15 de julio de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.