Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

30 de Octubre de 2020
Aprendizaje

¿Por qué la motivación para aprender disminuye con la edad?

Identifican, en ratones, un circuito cerebral implicado en la toma de decisiones, cuya actividad se altera con el paso de los años.

El aprendizaje basado en la valoración de las ventajas e inconvenientes de una decisión es necesario para la supervivencia de las especies. [Pixabay]

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachussets, liderados por Ann M. Graybiel, han identificado un circuito neuronal esencial para aprender a tomar decisiones que requieren evaluar el coste y la recompensa asociados a una acción particular. Este tipo de aprendizaje se relaciona con la motivación para realizar una tarea.

El conjunto de neuronas especializado, también llamado estriosoma, se halla en el cuerpo estriado del cerebro, una región vulnerable a los efectos del envejecimiento o trastornos como las enfermedades de Parkinson y Huntington.

Los experimentos, realizados en ratones y publicados por la revista Cell, midieron qué ocurría en los estriosomas cuando los animales aprendían a escoger entre dos estímulos auditivos. Tras el primero, recibían agua azucarada como recompensa, pero después del segundo un destello luminoso les ocasionaba cierta incomodidad. Mediante el lamido continuo de una boquilla, los roedores podían alargar la fase de gratificación asociada al primer sonido. En cambio, para reducir la intensidad de la molesta luz, tan solo debían dejar de lamer. En consecuencia, los roedores modificaron de forma progresiva su conducta.

A lo largo del entrenamiento y aprendizaje, los investigadores observaron un aumento de la actividad eléctrica en los estriosomas, en comparación con otras áreas del estriado. Asimismo, el patrón de activación varió según la motivación del ratón para realizar la tarea. Así, animales saciados previamente con agua azucarada mostraron poca actividad neuronal en respuesta al estímulo desencadenante de la recompensa dulce, pues esta les suscitó poco interés.

Para los autores, ello sugiere que los estriosomas permitirían asignar un valor subjetivo a una determinada acción y, por consiguiente, decidir si merece la pena llevarla a cabo, de acuerdo con los beneficios y los riesgos asociados a ella.

De forma interesante, la actividad de los estriosomas decrece en ratones envejecidos. Hecho que parece ocurrir también en un modelo animal de la enfermedad de Huntington. Al parecer, la alteración de los circuitos neuronales comprometería la capacidad de estos animales para aprender, hecho que reduciría su implicación en una tarea.

Sin embargo, Graybiel y sus colaboradores lograron manipular, mediante ingeniería genética, los estriosomas, con el objeto de activarlos y aumentar la motivación de los roedores. En un futuro, trabajarán para desarrollar fármacos capaces de inducir un efecto parecido.

Marta Pulido Salgado

Referencia: «Striosomes mediate value-based learning vulnerable in age and a huntington's disease model», de A. Friedman et al., en Cell; 183: páginas 1–17, publicación avanzada en internet el 27 de octubre de 2020.

Revistas relacionadas

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.