1 de Diciembre de 2021
Geología

¿Por qué se congeló la Antártida?

La formación del paso de Drake, que separa Sudamérica y la Antártida, provocó un cambio climático a escala mundial que acabó sellando el destino del continente helado.

Un iceberg en la bahía Wilhelmina, en la Antártida. [elmvilla/iStock/Getty Images]

Hace 34 millones de años se abrió un nuevo estrecho entre el extremo sur de Sudamérica y la península Antártica: el hoy conocido como paso de Drake o mar de Hoces. Su formación supuso una enorme transformación de la región y provocó un drástico cambio climático. La Antártida, cuyo clima todavía era suave en amplias regiones, se convirtió en el continente helado que conocemos en la actualidad. Los cambios se debieron a una reorganización de las corrientes oceánicas, tal y como explican Isabel Sauermilch, de la Universidad de Utrecht, y sus colaboradores en Nature Communications.

El equipo de investigación empleó simulaciones de alta resolución para estudiar lo que sucede cuando se establecen nuevas y profundas conexiones entre océanos en un tiempo geológico relativamente corto. En particular, los grandes remolinos oceánicos parecen desempeñar un papel fundamental. Antes de la formación y la profundización del pasaje de Drake, tales remolinos transportaban enormes cantidades de agua cálida hacia el sur, en dirección a la Antártida, y moderaban las condiciones de la región de una manera similar a como lo hace hoy la corriente del Golfo en el noroeste de Europa.

Sin embargo, según los modelos, un proceso así solo puede tener lugar si la profundidad del canal no supera los 300 metros. A medida que el paso de Drake se hizo más profundo debido a la acción tectónica, el transporte de agua se fue interrumpiendo. Al mismo tiempo se originó alrededor de la Antártida una corriente circumpolar que aisló el continente de los climas más cálidos. Las aguas situadas al sur de la barrera se enfriaron hasta los cinco grados centígrados: un fuerte descenso que acabaría conduciendo a la congelación definitiva del Polo Sur.

Las consecuencias se hicieron sentir a escala mundial: a lo largo del Eoceno, la Tierra pasó de ser un planeta con efecto invernadero a otro con condiciones más frías. Los resultados indican que el enfriamiento respondió inicialmente a un descenso de las concentraciones de dióxido de carbono atmosférico, y que después se intensificó como consecuencia de los cambios tectónicos.

El pasaje de Drake se sitúa parcialmente en la microplaca de Scotia, la cual comenzó a formarse hace 40 millones de años. En esa época todavía existía un puente terrestre entre la Patagonia y la Antártida a lo largo de una zona de subducción activa. Sin embargo, cuando las placas sudamericana y antártica cambiaron levemente de rumbo, la corteza entre ambos continentes se adelgazó y se inició la expansión del suelo oceánico. Finalmente, toda la placa se hundió para dar origen al paso de Drake.

Daniel Lingenhöhl

Referencia: «Gateway-driven weakening of ocean gyres leads to Southern Ocean cooling». Isabel Sauermilch et al. en Nature Communications, vol. 12, 6465, 9 de noviembre de 2021.

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.

Responsable: Prensa Científica, S.A. Finalidad: enviarle por correo electrónico los boletines que haya solicitado recibir. Derechos: tiene derecho a acceder, rectificar y suprimir sus datos, así como a otros derechos, como se explica en la información adicional y detallada que puede consultar en nuestra Política de Privacidad.