Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y facilitarte el uso de la web mediante el análisis de tus preferencias de navegación. También compartimos la información sobre el tráfico por nuestra web a los medios sociales y de publicidad con los que colaboramos. Si continúas navegando, consideramos que aceptas nuestra Política de cookies .

2 de Octubre de 2019
Comportamiento

Practicar deporte en exceso favorece la impulsividad

Quien entrena demasiado, no solo se agota físicamente, sino también a nivel mental: toma decisiones de las que luego se arrepiente.

El sobrentrenamiento en el deporte de resistencia reduce la actividad de la corteza prefrontal lateral y el autocontrol. [iStock/ Paul Bradbury]

Los deportes de resistencia ayudan a mantenerse en forma, pero si se abusa de ellos puede surgir el efecto contrario, al menos para el cerebro. Un equipo de investigación dirigido por Bastien Blain, de la Universidad La Sorbona, ha descubierto que practicar demasiado ejercicio físico reduce la actividad de una región cerebral concreta: la corteza prefrontal lateral del cerebro, estructura central para la toma de decisiones complejas. El tipo de fatiga se asemeja a la que experimentan las personas que efectúan demasiado trabajo mental, afirman los autores en la revista Current Biology

Para su estudio, los investigadores aumentaron en un 40 por ciento la intensidad de entrenamiento de 19 triatletas varones durante tres semanas. Después del extenuante ejercicio, los sometieron a una prueba de comportamiento, en la que debían elegir entre una cantidad de dinero inmediata (por ejemplo, 10 euros aquí y ahora) o una suma más golosa pero que recibirían a largo plazo (100 euros dentro de 10 meses). Estos sujetos se decantaban por la primera opción, en cambio, los 18 participantes del grupo de control (también atletas pero que habían realizado su entrenamiento habitual) elegían la segunda oferta. A partir de estos hallazgos, los investigadores concluyeron que el sobrentrenamiento lleva a reaccionar de manera más impulsiva.

En otra fase del la investigación, pidieron a todos los probandos que respondieran tests de cognición (debían reconocer determinadas letras o memorizar números, entre otros ejercicios), mientras exploraban la actividad de su cerebro mediante tomografía por resonancia magnética funcional. Los científicos constataron que la corteza prefrontal lateral se mostraba menos activa en los atletas sobrentrenados que en los otros. El equipo ya había observado, en un estudio previo, un efecto similar en personas que efectuaban tareas intelectuales durante todo el día. El sobresfuerzo físico puede conducir al mismo tipo de fatiga que la sobredemanda intelectual, sostienen los autores.

Menos control cognitivo

Para continuar corriendo cuando los músculos y las piernas empiezan a doler se requiere autocontrol, o como los investigadores denominan, control cognitivo. Gracias a esa fuerza mental, conseguimos dirigir nuestro comportamiento hacia objetivos a largo plazo, como cruzar la línea de meta en una maratón. No obstante, «cuando el cerebro está cansado, se toman otras decisiones», señala Mathias Pressiglione, coautor del estudio. Así, un deportista que entrena con demasiada intensidad puede tender a sobrevalorar sus capacidades y, de esta manera, exponerse a peligros innecesarios.

Por otro lado, la pérdida de control cognitivo también puede llevar a decisiones equivocadas. Los atletas sobrentrenados son más propensos al dopaje, indican los autores, ya que ello les proporciona una mejora del rendimiento físico a corto plazo. Pero esa decisión puede conllevarles consecuencias adversas a largo plazo.

Annika Röcker

Referencia: «Neuro-computational impact of physical training overload on economic decisión-making», por Bastien Blain publicado en línea en Current Biology el 26 de septiembre de 2019.

Artículos relacionados

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.