10 de Marzo de 2011
Alopecia

Pérdida de pelo y estrés

El bloqueo de una hormona del estrés podría evitar la caída del cabello.

Los descubrimientos por casualidad no resultan infrecuentes en la ciencia. Científicos de la Universidad de California en Los Ángeles y del Instituto Salk de Estudios Biológicos en La Jolla, han descubierto, sin proponérselo, un componente químico que induce el crecimiento del pelo al bloquear una hormona relacionada con el estrés y con la pérdida de pelo. El objetivo original del estudio era conocer los efectos del estrés en el funcionamiento gastrointestina.

Con el fin de llevar a cabo su investigación primera (el estudio de las interacciones cerebro-intestino), los científicos utilizaban ratones alterados genéticamente para producir en exceso una hormona del estrés llamada factor liberador de corticotropina (CRF) . A medida que estos ratones envejecen, pierden pelo, de manera que acaban presentando calvicie en el lomo, lo que los distingue de los ratones no alterados. El péptido astressin-B debía bloquear dicha hormona.

"Nuestros descubrimientos muestran que un tratamiento de corta duración con el componente químico produce un asombroso recrecimiento del pelo a largo plazo en ratones mutantes con estrés crónico. Ello podría abrir nuevas vías para tratar la pérdida de pelo en humanos a través de la modulación de los receptores de la hormona del estrés, en particular la caída de cabello asociada al estrés crónico y al envejecimiento", indican los responsables de la serendipia.

Múridos peludos

Al administrar una primera inyección del péptido a los múridos “calvos” con el fin de observar cómo su capacidad de bloquear el factor CRF afectaba al funcionamiento del tracto gastrointestinal, los investigadores observaron que no tenía efecto, por lo que  continuaron inyectando la sustancia química a los roedores sin pelo durante otros cinco días. La idea era proporcionar al péptido la oportunidad de bloquear a los receptores de CRF.

Tres meses después, los investigadores iban a utilizar los mismos ratones con el objetivo de desarrollar nuevos estudios gastrointestinales. Para su sorpresa, no podían distinguir los ejemplares que habían sido alterados genéticamente de los que no, ya que los primeros lucían de nuevo pelo en su lomo.

"Cuando analizamos el número de identificación de los ratones a los que les había crecido el pelo descubrimos que, de hecho, el péptido astressin-B era responsable del crecimiento del pelo en los ratones con calvicie. Estudios posteriores lo confirmaron", señala Million Mulugeta, responsable del estudio.

El tratamiento fue corto: una inyección diaria durante cinco días consecutivos que mantuvo sus efectos hasta cuatro meses. Mas Mulugeta apunta: "Comparativamente, se trata de un tiempo largo, teniendo en cuenta que la vida de un ratón es de menos de dos años".

Hasta el momento, el efecto solo se ha observado en ratones. Queda por demostrar si se produce en  humanos.

Más información en PLoS One

FUENTE: UCLA / Psiquiatria.com

Los boletines de Investigación y Ciencia

Elige qué contenidos quieres recibir.